miércoles, 23 de diciembre de 2009

FELIZ NAVIDAD


Abramos la puerta a los ángeles que nos visitan y, tocados por su gracia, celebremos estos días en paz.

Olvidemos la negación de lo que nos hunde. Silenciemos la esterilidad de los lamentos y, con la fuerza del amor, vivamos una serena Navidad.

A todos os deseo que tengáis unos días entrañables.

Por todos pido, a quien corresponda, que seamos capaces de entendernos desde el único lenguaje posible: el que nos acerca a los otros (nunca el que nos desune).

Para todos solicito el perdón de nuestras faltas y la bondad de nuestras intenciones.

Desde este cobijo, una muy FELIZ NAVIDAD.