jueves, 30 de septiembre de 2010

DIGESTIÓN QUEVEDESCA

Don Francisco de Quevedo y Villegas

Aún digiero las noticias de la huelga general de ayer, veintinueve de septiembre. En medio de esta pesadez indolente de datos y de cifras, al compás de dislates de Gobierno y Sindicatos, me asiste Don Francisco cual sal de frutas.
Por si les sirve, como a mí, ahí va este soneto del genio conceptista:




SIGNIFICA LA INTERESANTE CORRESPONDENCIA DE LA VIDA HUMANA



El ciego lleva a cuestas al tullido:

dígola maña, y caridad la niego;
pues en ojos los pies le paga al ciego
el cojo, sólo para sí impedido.

El mundo en estos dos está entendido,
si a discurrir en sus astucias llego:
pues yo te asisto a ti por tu talego;
tú, en lo que sé, cobrar de mí has querido.

Si tú me das los pies, te doy los ojos:
todo este mundo es trueco interesado,
y despojos se cambian por despojos.



Ciegos, con todos hablo escarmentado:

pues unos somos ciegos y otros cojos,

ande el pie con el ojo remendado.