martes, 12 de abril de 2011

EN LA PRESENTACIÓN DE LA REVISTA ÁGORA



Francisco Javier Illán Vivas y Fulgencio Martínez, co-directores de la revista Ágora

Como para muchos, para mí las revistas literarias tienen un encanto especial. Soy consciente de la gran labor que desempeñan en el apoyo a los autores, así como de la inmensa dedicación que exigen a quienes las impulsan de forma altruista sin desfallecer en su fe.

Ágora, papeles de arte gramático es una revista literaria que me gusta y a la que me siento ligada de una manera especial por hacerse en mi tierra. Se realiza en Murcia gracias al esfuerzo entusiasta de un grupo de amantes de la literatura. Es una revista abierta, rigurosa y muy amena. Recomiendo que visitéis su página, donde, además, podréis descargaros la revista de forma gratuita. Este es su enlace: http://agoralarevistadeltaller.blogspot.com.

Ayer tuve el placer de asistir al acto de presentación de la revista correspondiente a la primavera de 2011, número antológico de los digitales 20, 21, 22 y 23 de la misma (http://agoralarevistadeltaller.blogspot.com/2011/04/se-presento-agora-papeles-de-arte.html; http://alteridadperiodicocultural.blogspot.com/2011/04/acto-de-presentacion-de-agora-papeles.html; http://lacoleradenebulos.blogspot.com/2011/04/presentada-agora-papeles-de-arte.html ).

Aunque los últimos números se suelen publicar en formato digital, a sus promotores les gusta sacar cada poco una revista en papel, sentir su tacto y su olor, y es que los amantes de la lectura conservamos el apego romántico a la clásica imprenta.



Tras el acto de presentación, tuve una sorpresa, ya que fui invitada por los co-directores de la revista –Francisco Javier Illán Vivas y Fulgencio Martínez– a recitar un poema mío que publicaron en el número 21 (http://agoralarevistadeltaller.blogspot.com/2011/02/esta-noche-es-el-tiempo.html).



Aún me tiemblan las piernas, pero fue una experiencia muy enriquecedora.

Gracias, Francisco; gracias, Fulgencio; gracias, Ágora.

----------------------------------------------------------------------------------------------

El poema recitado es el siguiente:


CRONOS

Esta noche es el tiempo,
y su caricia ciega
se extiende por los hombros
que, hundidos y confusos,
curvan el peso de la duda.

El tiempo,
el ácido que sangra y devora
pieles erizadas de sol y de belleza,
el que muda simientes en ecos sin destino
al transformar futuros en capas de hojarasca.

Es un ladrón del reposo vestido de eficiencia.
Es un vicio que se anuda a la columna débil.
Y estira anhelos para forjar cansancios
de metas que no existen.
Y trabaja, sin descanso, pieles de hastío
y dibuja comisuras de crueldad sin fecha.
Y vacía las pupilas del asombro primero
y escancia la miseria de saberse presente.

El tiempo.
Tosco, rudo,
que si mirar pudiera
no soportaría su imagen en los gestos.

(De mi libro El nervio de la piedra)