lunes, 3 de octubre de 2011

CAMBIO DE PARECER

Dos hombres en el patio del Palacio Massimo, Roma
(Fotografía de Isabel Martínez Barquero)

Me extrañó que se acercara a ayudarme cuando se me cayó la carpeta. Los folios se habían desparramado por el suelo y formaban un inmenso abanico, una escalera muda hacia mi interior más secreto, que exhibía unas líneas mal trazadas, como súplicas blancas manchadas de una tinta vacilante. Cuando los recogimos todos, con vergüenza le di las gracias por su auxilio. Le quitó importancia a su gesto:
–No te preocupes, yo también escondo poemas, aunque nunca los traigo a clase.
Desde entonces, lo miré con otros ojos. Ya nunca más me pareció aquel chico estirado que me perdonaba la vida con su mirada azul. Juntos aprendimos a leer a los grandes y juntos navegamos por la vida al compás de nuestra inclinación oculta.

56 comentarios:

Juglar dijo...

Hilvanas las palabras de una manera tan gráfica, tan hermosa... que casi me sentí testigo de ese mágico momento.
Me alegran los frutos de ese encuentro.
Magnífico texto, Isabel.
Un abrazo cariñoso.

Eastriver dijo...

Es un microrrelato muy sensual, Isabel, jajaja. Lo mejor, la escalera muda y las súplicas en tinta vacilante. Un abrazo.

tanci dijo...

Mágico encuentro que, tal vez, de tantas súplicas,le llegó su momento. Y a mi que me parecía que esto sólo sucedía en la películas...pero no esa escalera lle llevó al encuentro cusal. Mágico si. Belleza de relato. Un fuerte abrazo Isabel.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Como siempre esos pequeños relatos tuyos son grandes, la magia de las palabras te hacen imaginar ese encuentro tan especial, un gran saludo desde el sur del sur...

Laura dijo...

Un encuentro trascendente, desde la poesía y desde la mirada, donde se reconocen las almas.

Encontraste la joya preciada.

Abrazos

juan antonio dijo...

Muchas veces juzgamos a la gente sin conocerla y solemos equivocarnos en la idea que nos habíamos hecho y no nos damos cuenta hasta que llega una ocasión como la que describes en tu relato.
Un beso Isabel

MariluzGH dijo...

Hermosa forma de cambiar de parecer. Para que luego digan que la poesía es de otros tiempos y no sirve para nada :)

abrazo de lunes costasoleño

Montserrat Sala dijo...

Yo también me quedo, con "unas líneas
mal trazadas, como súplicas blancas, a
manchadas de una tinta vacilante" es una expresión de lo mas plus, que se dice ahora. aunque todo el escrito es un primor, casi un poema.
Te mando toda mi admiración.

V dijo...

Un instante, una vida. Y le quitó importancia a su gesto... Da la impresión de que a partir de una aparente anécdota germina toda una vida compartida, y encima leyendo a los grandes.Esos casuales tropiezos, parece que dan excelentes resultados, y que siga por supuesto. Un saludo.

Dilaida dijo...

Me quedo con todo, es Bueníiiiiisimo, me encanta, es un microrrelato estupendo.
Bicos

Cabopá dijo...

Las inclinaciones ocultas tienen eso, un día se hacen públicas y es maravilloso compartirlas...
Un relato dulce,sosegado de esos que no pasan desapercibidos. Me gusta.
Besicos.

Adriana Alba dijo...

Que hermosura.

Las inclinaciones ocultas son mas bellas si se comparten (y si las miradas son oceànicas, mejor aùn).

un relato fresco, claro y profundo,me encantò.

Un abrazo y buena semana Isabel.

Anna Jorba Ricart dijo...

Benditos folios caidos al suelo...en pocas palabras expresas de manera hermosa, ese instante en el que se empezó a escribir el camino que el destino te tenia preparado para "navegar por la vida al compás de vuestra inclinación oculta."
¿qué hay mejor que compartir la vida¿
Un beso.

Quino dijo...

Hola Isabel,

Lo que está claro es que la vida está llena de prejuicios y es ahí donde tenemos que pulirnos.
La magia está en que cada cual encuentre su ego interno y sepa hacer felices a los demás para que luego nosotr@s lo seamos. Una buena post donde muestras esa cara oculta que se debería conocer mucho más y sin tapujos.

Un beso.

mercedespinto dijo...

Hermoso y afortunado encuentro. Una prueba muy poética de que no debemos juzgar a primera vista, ni a segunda, ni nunca. Juzgar, nunca.
Me gustó ese inmenso abanico blanco.
Un fuerte abrazo desde Irlanda.

Carmela dijo...

"una escalera muda hacía mi interior más secreto"
Y a veces....esa escalera se torna parlante.
Precioso relato Isabel.
Un beso

Encarni dijo...

Me ha encantado esa manera compartida de recoger los versos, que ha dado lugar a compartir más tiempo y lugares.

Un abrazo fuerte.

Thornton dijo...

Lo que le gustó de verdad fue el color de su mirada: azul.

Besos y hasta muy pronto.

Diana Profilio dijo...

La vida, el destino, la casualidad -o como nos guste denominarlo- suele obsequiarnos oportunidades; hay veces que estamos "tan distraídos", ensimismados en nuestro pequeño mundo que no logramos divisar la señal. Afortunadamente pudiste hacerlo... Bravoooooooooo, Isabel!!!! Un beso grande ¡Me encantó el relato!

Paloma Corrales dijo...

Me encanta. De lo trivial a lo profundo en unas pocas líneas.

Un besazo.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Qué delicia...ese encuentro furtivo...esos poemas escondidos...

Jose Lorente dijo...

Gracias por ofrecernos otro de tus íntimos secretos.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Querido Jose, no es una historia personal, sino pura ficción.
Un beso.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Me encanta esa colisión de miradas, el instante, y los poemas ocultos que gritan por ahí.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Isabel, creo que has descrito la forma ideal para conocerse y trazar un camino con las piedras de gustos comunes y exquisitos.
Encontrase de una forma banal y descubrir un secreto facilita lo trascendente.

Es un excelente relato, Isabel.

Un abrazo.

Mariano Sanz Navarro dijo...

Que bonico, Isabel. Que gran virtud la ductilidas para cambiar, razonablemente, de opinion. Y, sobre todo, cuanto trabajo ahorrado al no prejuzgar. otro abrazo.

Txema dijo...

Isabel, personal o ficción, me parece muy seductor.

Y, por supuesto, no me importaría en absoluto protagonizar hoy día una historia parecida. ¡Que maravilla!

A veces, las casualidades, tienen resultados inesperados que dan un giro a nuestras vidas. No siempre buenos, claro, pero siempre instructivos.

Besicos

Cornelivs dijo...

Por fin el agobio del trabajo, las carreras y los gusanos informaticos (en que me he visto para colgar mi ultima entrada) me dan un respiro.

Parece que vuelvo, por fin, a mi ritmo cotidiano (que ya era hora...)

Un beso enorme.

Karu dijo...

que lindo esos encuentros que la vida te propone, me encantan! Lindo leerte, lindo blog

Jirafa dijo...

Me encantó "esa escalera muda hacia el interior más secreto" y ese cambio de parecer que dio paso a una vida en común; porque es tan fantástico como real. Entiéndase como magnífico.
Besos de la jirafa

Antonio dijo...

Quiero pensar que al caer los papeles al suelo sembraron la poesía. El fruto se dio en los corazones y surgió...
Un beso

Art by Colugnatti dijo...

Pues te deseo un muy felìz cumple!!!

Isabel Martínez Barquero dijo...

Gracias, Ricardo, qué detallista. Eres un sol. Muak.

ARO dijo...

¿Por qué será que a los que escribimos poesía nos da cierto pudor confesarlo?

curro dijo...

Te voy a llamar Doña Sensibilidad, que forma tan sutil des contar un encuentro duradero. Un abrazo.

Maia Blank dijo...

Es que las apariencias engañan; el estirado puede ser un cielo y el que parece un santo puede terminar siendo un pescado. Por eso mi mamá siempre me decía "no juzgues, Maia, no juzgues si no sabés". Al final, ya ves, una nunca sabe quién va a ser el que la va a ayudar a salvar los poemas!!
Besos, Isa, un encanto de micro. Como siempre.

Alicia María Abatilli dijo...

Isabel, si alguien esconde poemas como vos, ese alguien es especial, es comprensible el encuentro.
Felicitaciones.
Te dejo un beso.
Alicia

mariajesusparadela dijo...

Y, como siempre, si hay pupila azul, poesía eres tu.
Feliz cumple ( con retraso)

Isabel Martínez Barquero dijo...

Gracias, Mª Jesús, por el detalle. No importa el retraso. Ya se sabe que todos los santos tienen una octava.

Olga i Carles dijo...

Si nos fueramos tan superficiales, sabríamos con delicadeza abrazar al amor.

El blog antiguo: http://eleganciaharmonia se eliminó sin entendimiento del porqué.
Hemos abierto otro: http//bellesaharmonia.blogspot.com
Todavía no hay entradas. Mañana será la primera.


Un abrazo.

Isabel dijo...

Un relato muy bonito, tocaya.
Un beso

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA dijo...

Excelentes metáforas, excelente relato y un gran encuentro. ¡Felicitaciones! Saludos cordiales.

Maripaz Brugos dijo...

Isabel, me ha encantado ese encuentro entre dos poetas. De alguna manera estaban destinados a encontrarse.

Is@Hz dijo...

Me encantan tus microrrelatos, Isabel.
Un beso y gracias por deleitarnos.

alfonso dijo...

bonita forma de empezar una amistad

m dijo...

dos almas gemelas tejiendo una nueva historia...

artebaiao dijo...

Cara Isabel. Bom te ler... Preenches o vazio...é um pequeno sopro que não sei de onde veio. Chega a virar-me para ver se tenho alguém por perto.
Claro que tenho palavras que sopram e me dizem que as pedras do nosso DNA, podem ter uma Isabel a pintá-las.
Um bom abraço e obrigado por dividir teus sonhos DNA.

Claudia Souza dijo...

Fijate, estoy releyendo la teoría de la sincronicidad de Jung, que me parece preciosa, y doy con este micro...
Me gusta mucho como escribes, te lo había dicho?
Un abrazo.

Beatriz Salas dijo...

Qué manera maravillosa de ir uniendo sentires. Me ha gustado mucho!
Un abrazo cariñoso de domingo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendas siempre tus palabras...

Saludos y un abrazo.

mateosantamarta dijo...

Que pocas palabras y que claridad de escena y perspectiva. No falta una palabra, tampoco sobra. Un abrazo.

Rosa.E dijo...

Qué despliegue de tu imaginación!
Feliz domingo
Un abrazo

virgi dijo...

"De cualquier bardo salta un ratón" Y si es amor, el salto es de lo más oportuno.
Bueno, y si además hay poesía...¡una delicia!
Un abrazo, querida Isabel.
(las cosas van marchando, ya te cuento)

Isabel Martínez Barquero dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestras palabras alentadoras. Sin un fuerte estímulo para mí.
Miles de besos.

Henrique ANTUNES FERREIRA dijo...

Isabelamiga

¡Hola!
Antes de todo, muchas gracias por tu visita a nuestra Travessa. Y, por supuesto, por (per)seguirme…

Me encanta España y me encanta Murcia. Conozco casi toda España continental, pero de Baleares y Canarias – nada.

Empecé a aprender el castellano cuando tenía como seis o siete años. Mis padres en aficionados a los toros y yo me iba con ellos.

Me quedaba con los hijos y los nietos de los amigo de mis padres, algunos de ellos gente muy conocida como los Osborne, los Ortega o los Domínguez y como los niños no hablaban portugués y, además, estaban en su país, tuvo que empezar con el castellano…

Así que me podrás decirme si cometo muchos errores. Y sin embargo, no recurrí al Traductor Google…

Espero que digas a tus Amigas Y Amigos que yo existo… y mis blogs también. Me gustará muchísimo tenerlos por allí.

Qjs = Quesitos = besitos

Todavía tengo que decirte que este texto y las fotos son muimajos. Dos poetas juntos son... dos poetas. Enhoabuena!!!!!

lenita dijo...

hermoso poder compartir poemas, hojas sueltas, secretos y tantas cosas que pueden comenzar en una entrada a clases....Me gustan tus cosas Isabel.