jueves, 24 de noviembre de 2011

SOBRE ALGUNOS SERES

 Busto de Antinoo en el Palacio Altemps, Roma
(Fotografía de Isabel Martínez Barquero)


Existen seres auténticos, que se muestran tal cual son y nunca llevan a engaño. En su compañía, resplandece la luz, se ensancha el espíritu y se esponja la existencia, mucho más transitable con ellos en el camino.

Existen seres que envidian el brillo que tienen otros y consideran que lo merecen ellos. Cuando se les ofrece la información para obtener la luz, huyen despavoridos: no desean cargar con el trabajo que se esconde en la trastienda.

Existen seres que, al mirarnos, nos dan la vida, la confianza y la calma. Si nos tocan o nos hablan, ya nunca somos los mismos. A su lado, se aprende y, lo que es más importante, se ama.

Existen seres que son poco nobles, que soslayan el acercamiento que hermana. Son seres pusilánimes que, a escondidas, vigilan todos los pasos de otros, hacen lo que hacen ellos para, después, darse el bombo del triunfo individual sin señalizaciones previas.


Cabeza de Medusa en el Palacio Massimo, Roma
(Fotografía de Isabel Martínez Barquero)

Nota 1.- Dado que las fotografías son de esculturas clásicas, si os apetece leer un micro con el sabor de la Grecia antigua, Niké, pinchad aquí.
Nota 2.- Y hablando de seres, hoy un ser me ha tocado el corazón: Anna Jorba Ricart.