jueves, 6 de septiembre de 2012

LA HISTORIA DE LOS MIL NOMBRES


Como ya os anunciaba en la entrada anterior, ando de revoluciones internas y rebeliones externas. Siempre me han gustado los libros impresos y he soñado con ver mis obras publicadas de esa forma, pero bien sabéis que la realidad es aplastante con los sueños, y más en estos tiempos de crisis donde todo se tambalea, incluidas las editoriales y los autores sin posibilidades económicas para costearse sus libros.
En este trasiego de revoluciones y rebeliones, no me ha quedado más opción que meterme en experimentos técnicos y, por fin, han dado sus frutos. He conseguido publicar en Amazon mi primera novela: La historia de los mil nombres. Es una novela corta que escribí poco antes de cumplir los treinta años. Como debéis suponer, han pasado lustros y ya me encuentro lejana de la misma, tanto en temática como en estilo, pero es mi hija y, como tal, debo ampararla. La he releído hace poco y me he reído con ganas, como se ríe una madre con una primogénita algo gamberra a la que no ve desde hace tiempo.
Sin darle muchas vueltas a la cabeza, decidí que probaría con ella en Amazon a efectos de aprender a publicar en la referida librería virtual. Llevaba meses calibrando si publicaba o no allí, aunque sin saber qué. La decisión, rápida y alegre, la tomé más que nada por llevarme la contraria, porque soy una insegura patológica que nunca ve nada concluido, lo que me lleva a ser el más claro ejemplo de una Sísifo femenina. He condenado muchas obras a la oscuridad, pero el cansancio de escribir para el cajón del olvido, así como la necesidad de movimiento y de una pizca de alegría, me han llevado durante este verano a amonestarme muy seriamente: o cambiaba o me ahogaría en el pozo de mutismo en el que me encontraba sumergida. Y como el instinto de conservación prevalece en todos los animales, incluso en los humanos absurdos como yo, empiezo la aventura con esta primera novela donde aprendí no pocas técnicas narrativas (recuerdo que cambié los puntos de vista varias veces, maravillándome de los giros de la historia con cada uno de ellos, hasta que me quedé con el que está, pues era el que más me divertía).
Aquí os dejo el enlace a la página de Amazon donde podréis encontrar la novela y una sinopsis de la misma. También os puede interesar leerla a alguno. Para su lectura, sé que no todos tienen un aparatejo de esos llamados Kindle (un lector de ebooks), pero en la página, a la derecha, existen aplicaciones de lectura que da Amazon, y os podéis descargar de manera gratuita, para ordenadores, tablets y smartphones. Lo bueno es que se puede leer por muy poco dinero y a muchos clásicos de forma gratuita, aunque sé que nada es comparable a la implicación que se produce con un libro físico, pero a falta de pan....
En el enlace que os he dejado, también existe la posibilidad de que leáis el principio de la novela de manera gratuita, por si os interesa o no seguir adelante con su trama. Para ello, tendréis que tener el dispositivo de lectura descargado gratuitamente o el Kindle.
En fin, que me he lanzado al ruedo y quiero dejaros aquí constancia de mi alegría por haberlo hecho. Por supuesto, sin compromiso para vosotros.
Alea jacta est.