miércoles, 27 de febrero de 2013

EL RETRATO INQUIETANTE

En la última década del siglo XIX, Óscar Wilde publica su magnífica novela El retrato de Dorian Gray, uno de los clásicos de la literatura occidental. Quien la haya leído bien sabe que su huella permanece a través de los años. Ya expuse en otra entrada mi fascinación por esta novela y, ahora, en este mes de febrero que está a punto de concluir, los amigos del blog Esta noche te cuento lo dedican al retrato partiendo de la excelente obra de Wilde. Allí se dan cita un buen número de microrrelatos y allí he acudido con uno para rendir homenaje al autor irlandés. Son varios los relatos que he escrito a lo largo de mi vida donde la imagen reflejada –el retrato, la fotografía, la pintura...– es la protagonista esencial, quizá por la influencia de la inmejorable novela de Wilde y la atracción del tema «faústico», lo que me lleva a recordar otra excepcional novela: Doktor Faustus, de Thomas Mann; quizá porque es fácil que mi imaginación se enrede con estas tramas. Pero no me extenderé más y, tras recordar para quien no la haya leído la magnífica reseña que de Linaje oscuro hace Amando Carabias María en la prestigiosa revista ALENARTE, paso a dejar el enlace del relato publicado en Esta noche te cuento.