jueves, 23 de mayo de 2013

HASTA SIEMPRE


Te has ido, pero siempre vivirás dentro de mí. Con tus canciones me hice adulta y perfeccioné mi francés. Nunca he dejado de escucharte y hoy, cuando oí lo que decían de ti, una lágrima corrió por mis mejillas. 
   La última vez que te vi fue hace unos diez años; ya estabas mayor, pero no viejo. Las personas como tú nunca envejecen; sólo pasa el tiempo por ellas y la muerte no consigue sino devolverlas a su máximo esplendor. 
   Hasta siempre, amigo.