domingo, 3 de abril de 2016

DESAPARECIDA, DE MANUEL NAVARRO SEVA


Acabo de concluir la última novela de Manuel Navarro Seva, Desaparecida, y me ha dejado un muy buen sabor. 

En su sinopsis, el propio Manuel señala: 
«Celia van der Vaart, pintora y restauradora de arte, especialista en Johannes Vermeer, ha desaparecido después de dejar una escueta nota a su marido.
Fidel Sanz, su esposo, tras numerosos intentos de comunicarse con ella en vano, decide contratar a un detective privado para buscarla. 
La trama se desarrolla en Madrid, Nueva York y, principalmente, en Ámsterdam. 
¿Conseguirá Andrei Vukov, un detective ruso afincado en España, localizar a Celia?»

Una novela de suspense que contiene más elementos que los clásicos para mantener en vilo al lector. Me refiero a esos otros que dan reposo a la trama y donde brilla el alma de quien escribe. En Desaparecida, late el amor por la pintura, en este caso por la pintura de Vermeer, a la que se rinde un tributo merecido, porque cómo no extasiarse ante la belleza de los cuadros del holandés inmortal; Manuel Navarro Seva realiza todo un homenaje a este pintor a lo largo de sus páginas. También destaco su cosmopolitismo, ya que nos moveremos por escenarios diversos, como Madrid, Nueva York y Ámsterdam, ciudad esta última que se ve y casi se respira en el ambiente mientras se va leyendo, ya que el autor consigue que contemplemos sus canales, su famoso Barrio Rojo, sus restaurantes de comida exótica, sus hoteles y hasta una pequeña granja en Edam, un pequeño núcleo de población conocido por sus quesos de bola. A mí, en particular, me ha encantado la ambientación; es como si hubiera realizado un viaje a los Países Bajos. Dentro de los escenarios de la novela, destacaría la descripción de un sótano realizada con gran pericia, ya que el autor ha conseguido hacerlo visible y, sobre todo, claustrofóbico, efecto sin duda pretendido.

De lectura muy ágil, sin alardes formales rebuscados, con la información bien dosificada a lo largo de la narración para mantener el interés constante y todos los cabos perfectamente atados al final, destacaría en Desaparecida el uso magistral de los tiempos narrativos, la combinación aparentemente aleatoria de momentos con la que Manuel Navarro Seva nos cuenta la trama. Sin que chirríe ningún capítulo ni nos despistemos en cuanto al momento temporal narrado, el autor ha conseguido mezclar pasado remoto, pasado inmediato y presente en un todo unitario que nos informa de manera adecuada, sin tener jamás la sensación de saltos abruptos, sobre los hilos de la historia y sobre el carácter, motivaciones, deseos, miedos y forma de proceder de cada uno de los personajes.

En definitiva, una novela muy recomendable que se puede adquirir en Amazon, tanto en formato impreso como digital.

Una apreciación de carácter personalísimo: desde el año pasado, vengo siguiendo la trayectoria de Manuel Navarro Seva, esto es, leyendo sus obras, y puedo decir que este autor crece a pasos agigantados. En concreto, y dentro de su producción novelística, creo que esta es la más lograda de sus novelas.