viernes, 5 de junio de 2015

EN PRECARIO

La persistencia de la memoria, también conocido como Los relojes blandos, de Salvador Dalí

La vida es prestada.
Se deshace en relojes
y cansa la voz
de tanto gastarla
en frases ajenas.

Las horas esconden el silencio.
Trepan los vahídos,
estallan las miasmas
contagiando de miedo las paredes.

La parálisis es el habitáculo
apropiado para la cobardía.
El precario es el título
de quienes vendieron sus sueños.

(De mi libro El nervio de la piedra)

------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota.- Con este poema de mi autoría, concluyo el juego de cuatro poemas durante cuatro días seguidos.