sábado, 20 de febrero de 2010

ME VOY A MESOPOTAMIA

Museo del Louvre, París
(Fotografía de Isabel Martínez)
Relojes, o tablas, mesopotámicas del siglo XIII o XIV antes de Cristo (Museo del Louvre. París)

La eternidad es un segundo. ¿Aguantaremos tantos siglos?

Museo del Louvre, París
(Fotografías de Isabel Martínez)

¿La vida como aspiración a saber o como aspiración a dejarse llevar? ¿Quién es más sabio? ¿Quién es más feliz?

En todo caso, algo se mueve y, sin manifestarse, es percibido: hambre, hambre de eternidad, la mayor de las pasiones.