martes, 5 de noviembre de 2013

LUIS CERNUDA


Hoy, cinco de noviembre, se cumplen cincuenta años de su muerte y son muchos los homenajes que está recibiendo el magnífico poeta Luis Cernuda. Desde aquí me sumo con gusto a difundir los versos de este grandísimo poeta, a quien tanto amo. 
     Sufrió lo indecible en los últimos años de su vida, así que me alegro de que su obra siga viva entre nosotros, palpitantes sus versos, cercanas y certeras sus palabras. 
     Pero lo mejor es que yo calle y él se exprese. Podrían ser muchos los poemas que transcribiera, pues fueron muchos los que se quedaron grabados en mi espíritu para siempre y acompañan mis días desde la juventud. Pero es necesario constreñirse y aquí van un par como muestra:


DESDICHA

Un día comprendió cómo sus brazos eran
solamente de nubes;
imposible con nubes estrechar hasta el fondo
un cuerpo, una fortuna.

La fortuna es redonda y cuenta lentamente
estrellas del estío.
Hacen falta unos brazos seguros como el viento,
y como el mar un beso.

Pero él con sus labios,
con sus labios no sabe sino decir palabras;
palabras hacia el techo,
palabras hacia el suelo,
y sus brazos son nubes que transforman la vida
en aire navegable.


(De Un río, un amor)



Y de Los placeres prohibidos tenemos este hermosísimo poema en la voz del poeta.