lunes, 4 de enero de 2010

MIGUEL HERNÁNDEZ


Para Miguel Hernández, pastor perito en lunas, devoto de los vientos del pueblo, hombre apasionado prematuramente muerto en una España enloquecida, poeta con quien tanto he aprendido.
In memoriam, no existe mejor homenaje que sus propias y textuales palabras:


CÁNTICO – corporal
(YO, EN BUSCA DE MI ALMA)

VIVO yo, pero yo no vivo entero.
De mis ojos ausente,
careciendo de ti, mi verdadero,
canario adoleciente,
canto y estoy más pálido que un diente.

Te veo en todo lado y no te encuentro,
y no me encuentro en nada;
te llevo dentro, y no me llevo dentro,
¡ay! vida mutilada,
yo. mi mitad, ¡oh Bienenamorada!

Mi amor, a quien agrega fortaleza
la soledad del huerto,
seco de sed por ti, sufre y bosteza,
y sigue en su desierto
por no caer de tentaciones muerto.

Soy llama con ardor de ser ceniza.
Sola abundantemente,
esta porción de ti, la tiraniza
–¡oh qué guerra frecuente!–
mi pupila, tormento de mi frente.

Le falta la merced de tu asistencia
a mi amor exprofeso.
Tengo en estos rosales la presencia
y esencia de tu beso,
en tanto grado puro, en ¡tanto! ileso.

Codicioso de ti, me estoy robando,
me aplico poco al suelo;
me dedico a los dos de cuando en cuando,
a tu imagen apelo
siempre, siempre presente y siempre en celo.

Yo ya no soy: yo soy mi anatomía.
¿Por qué? de mi desistes,
peligro de mis venas, alma mía…
¡Ay! la flor de los tristes
vas a dieta de amor como de alpistes.

Desamparado el cuerpo, en desaseo,
sobre el amor en puro,
soy mi verdugo y juez, y más, mi reo,
mi tempestad y faro;
tú, mi ejemplar virtud, mi vicio caro.

Me levanto de mí cuando me acuesto
gimiendo mis heridas,
inficionado todo de tu gesto,
de tus gratas manidas,
gracias comunicables y queridas.

¿Y tu boca?, reparo de la mía,
¡ay! bello mal que cura;
¡ay! alta nata de mi pastoría,
¡ay! majada segura
y oveja de mi boca, si pastura.

Esparcida por todos los lugares,
en ellos te deseo.
Sigo tus huellas, flores de azahares,
te silbo y te zureo,
con los vientos de carne me peleo.

Patria de mis suspiros y mi empeño,
celeste femenina;
vuelve la hermosa página del ceño
que cielos contamina.
Yo para ti, si tú para mi ruina.

24 comentarios:

  1. Bien escogida esta poesía para homenajerar a Miguel Hernández. Un placer venir a verte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy hermosa, bonita elección
    Bicos

    ResponderEliminar
  3. Su condición de hombre apasionado y la pasión que aún vive en sus poemas es lo que lo convierte en uno de mis poetas favoritos.

    Muy bien por el homenaje.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Muy buena elección,Isabel

    Precioso poema

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Gran poema has elegido. También yo me sumaré a este homenaje.

    ResponderEliminar
  6. Por razones varias no me he podido sumar al homenaje colectivo a Miguel Hernández. No porque Hernández no lo merezca (es, sin ninguna duda, uno de mis poetas) y tampoco porque no considere que lo merece o no esté de acuerdo con la forma. He estado fuera y lo olvidé totalmente.

    El poema que nos traes de Miguel H. es excelente, sentido, directo, emotivo y emocionante. Me gusta esa manera que tiene de juntar términos alejados, ideas opuestas, pertenecientes algunas a su vida cotidiana.

    Tuvo una mala muerte. Una indigna muerte, como la tuvieron Don Antonio y Federico. Enorme vergüenza debería corromper el recuerdo de muchos. Cierto que también murió algún poeta del otro bando. Las lamento todas, no me gusta la muerte, así de claro. Pero Miguel tuvo que soportar tras la muerte tantos años de ignominia, de silencio, de olvido, como los dos que dije antes, o como Alberti, o como Cernuda, o como tantísimos otros.

    Me emocionan en especial sus poemas desde la cárcel. Sus poemas sociales, valientes, radicales casi. O sus poemas más familiares, a su hijo muerto, a su mujer hambrienta.

    Miguel Hernández es y debe seguir siendo referencia constante. Un beso enorme para ti, que hoy me he acordado, y también de María Jesús y de Susana...

    ResponderEliminar
  7. Isabel,
    casi elijo esa!
    Soy una romántica incurable, pero me quedé con otra y me parece que la corté sin querer a la mitad.
    Me podrías ayudar a ver dónde termina? No lo he leído mucho, confieso.

    Baci

    ResponderEliminar
  8. ¡ Que elección mas acertada!

    Todo en Miguel Hernandez es hermoso, me gusta especialmente en los sonetos de inspiración espiritual-Cántico espiritual de San Juan de la Cruz-

    Adolezco y me venzo y si no fuera
    por el apoyo esbelto del cayado
    daría con mi cuerpo en un barranco.

    Mi blog está en otros menesteres pero estoy con vosotros, un abrazo y estás en la carta de los magos.

    ResponderEliminar
  9. Encantado de conocer en este espacio solidario.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios.

    El poeta de Orihuela, tan cerquita de esta tierra murciana, sabe que estáis ahí y que lo queréis. De él es el mérito y suyas son las palabras.

    Acabo de asomarme ahora y veo al poeta por muchos blogs. Es realmente emocionante.

    Ahora mismo, vengo de uno que me ha dejado transida y entregada, tocada por la hermosa carga emocional del homenaje. Me refiero y recomiendo que acudáis al blog de Culturajos, dirección: http://culturajos.blogspot.com. Sé que os compensará la visita.

    Un abrazo y luego vuelvo.

    ResponderEliminar
  11. Lindo homenaje al que me adhiero.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  12. - Mercedes, gracias por venir aquí. El placer es mío.

    - María Jesús y Dilaida, ¿acaso hay algún poema que no sea hermoso en el poeta oriolano? Bien sabéis que siempre emociona. Tiene un verbo que toca directamente el corazón.

    - Amiga Rat, tú lo has dicho: la pasión de este hombre apasionado no deja indiferente a nadie. O se odia o se ama. Con él, no existen términos medios.
    Como lo has demostrado tú con esos versos exquisitos y encendidos, pura magia inspirada por la mirada clara del poeta.

    - Felipe, ¿qué te voy a decir a ti si eres el propulsor de esta jornada de homenaje? Gracias por informarnos de las afrentas sufridas en su propio pueblo y gracias por convocar esta jornada maravillosa.

    - Arobos, y bien que te has sumado al homenaje. Una entrada perfecta la tuya. Manejando todos los elementos técnicos que nos permite esto del blog, has conseguido combinar todos los elementos con maestría exquisita. El resultado va directo al corazón.

    - Ramón, es que adoro las paradojas (¿no te diste cuenta?). No sé el motivo, pero así es desde siempre, porque nada es blanco o negro, porque todo contiene su contrario.
    Clamo contigo por las muertes de Miguel Hernández, de Federico García Lorca y de Antonio Machado. Clamo contigo por los años de destierro de Luis Cernuda y de Rafel Alberti. Todos los mencionados son, para ti y para mí y, supongo, que para todos, grandes poetas (aunque Alberti me guste menos, vamos).

    - Nina, si tú eres romántica, yo también. No creo que sea pecado. Somos como somos. Y, como te comenté en tu blog, el collage de pequeños poemas de Miguel quedó fantástico.

    - Amiga Laura, perdón: ahora eres Felicitas Laura, veo que a ti también te gustan las paradojas. Citas a San Juan de la Cruz. Te confieso que es mi poeta favorito, el medio fraile al que nunca me canso de leer y releer. Qué agradable me resulta que compartamos este autor.
    Y gracias por meterme en la carta de los Reyes Magos. Es todo un lujo para mí. En la mía, os meto a todos y a ti la primera por darme la idea.
    Ánimo con esta noche mágica para los pequeñines y, también, para los mayores.

    - Pinto, el placer ha sido mío y una alegría hallar tus dos blogs. Nos iremos conociendo. ¿No serás El Pinto de la Venta del Camino? Si es así, ya te profeso un gran afecto.

    - Lembranza, gracias por venir a esta casa y dejar hermosas palabras. También tú, en tu blog, has reflejado un hermoso poema de Miguel.

    - Amigo Cornelivs, sé que te adhieres al homenaje de corazón, porque tú eres todo corazón, un hombre "en el buen sentido de la palabra, bueno".

    ResponderEliminar
  13. Potro, perdona que me he equivocado. No quería decir El potro de la Venta del Camino, sino El Potro de la Venta del Pino.
    ¡Qué cabeza la mía!

    ResponderEliminar
  14. desde culturajos mis envidiosas gracias por ser quisque y no el fumador.

    De comento una cosa del poema y de paso, me paseo por los migueles. Tiene el amor un no se qué que me ha pillado, como la gripe, y me ha dejado destrozado y encamado. Desde entonces, cuando jugaba al chisqué, me han gustado los poemas de amor y no he querido saber sus por qués. Miguel Hernández, con sus amores esparcidos por La Unión, Madrid y Orihuela. Miguel Espinosa con los suyos esparcidos por las calles de Murcia. No me gusta saber, me gusta paladear la belleza, pero la vida tiene esa memoria gris que son las palabras.

    Por cierto, el jamón es un regalo bien acogido. Tu referencia al blog es parte de esa cesta de navidad. Viva el surrealismo.

    ResponderEliminar
  15. Ese no sé qué del amor nos pilla a todos, más tarde o más temprano. Pero, ¿no eres tú muy joven para andar de enamorisqueos, Quisquecillo?

    No te creas que es gratis la cesta, amigo, que anda pendiente el Noroeste de esta tierra. Pero, antes, a recuperarte de esa gripe.

    Oye, que con el jamón me esmeré. Me fui a Extramadura y te lo merqué de los de bellota. Mo te quejarás.

    ¡Viva el surrealismo!

    ResponderEliminar
  16. Isabel, perdona la tardanza en mis palabras, últimamente no doy pie con bola...Me ha gustado mucho la poesía que has elegido, un poema muy hermoso, con pasión.
    Te doy las gracias por la recomendación que has hecho del blog, por ese sabroso jamón ibérico que nos has regalado. Cuando quieras lo empezamos con un buen vino de Bullas, que siempre entran muy bien.
    Un gran abrazo amiga mia y de nuevo mil veces gracias.
    El fumador.

    ResponderEliminar
  17. Uno de sus maravillosos poemas para releer mientras hago de rey mago.

    "Me levanto de mí cuando me acuesto
    gimiendo mis heridas"

    Me lo llevo hoy conmigo, para gemir mis heridas con sus palabras. Maravilloso, Isabel.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Fumador, tú nunca llegas tarde a nada. Cuando entras, siempre eres bien recibido.
    Para la quedada, ¿qué te parece si lo hacemos vía correo?
    En el tuyo, si pones la flecha en cualquiera de los comentarios que te he mandado, aparece el mío. Te espero. Yo no puedo dirigirme a ti, porque me aparece blogger a secas.
    Un abrazo muy fuerte, amigo.

    ResponderEliminar
  19. Mi querida Susana, siempre tan madrugadora como yo, siempre tan relíada como yo. Se ve que es lo nuestro, amiga.
    Gracias por pasarte por aquí y gracias por tus palabras.
    Esta entrada, una insignificancia al lado de la tuya, QUE LA RECOMIENDO VIVAMENTE.
    Que tu Reina disfrute sus regalos de Reyes y tú con ella y su carita de alegría.
    Petons.

    ResponderEliminar
  20. Y todavía hay quien profana su nombre y su poesía.

    ResponderEliminar
  21. Todavía, querida Clares, todavía. Pero sus poemas se imponen frente al ultraje.
    Gracias por unirte al homenaje a Miguel Hernández.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar