miércoles, 9 de noviembre de 2011

Y VAN DOS

Aprovecho que duerme mi jefa para tomar la palabra, porque ella me tiene bien sujeto y no me deja que me explaye a mi gusto. Hoy es mi cumpleaños y quiero decirlo, porque si no lo digo yo, la desalmada que me dirige no lo va a celebrar, así es de rarita esta señora, que ustedes no lo saben, pero yo bien que me la conozco. Cumplo dos años, apenas dos añitos desde que me puso en este mundo vestido de cálido amarillo, un color tradicionalmente asociado a la mala suerte, al menos en el mundo teatral tras lo que le acaeció a Molière en escena. Pero ni Isabel ni yo somos supersticiosos; aunque he de confesarles que, en ocasiones, a mí me da mucho miedo ir por este mundo de las ondas vestido de manera tan llamativa, que me confunden con lo que no soy.

Decía el tango aquello de que «veinte años no es nada» y lo hacía refiriéndose a las personas. Yo no soy humano, solamente un instrumento en las manos de quien me maneja, y, en mi calidad de tal, dos años es mucha vida, porque el tiempo es un concepto muy elástico, y no se mide con las mismas coordenadas para todos. Me explicaré: en el mundo de las personas, a un niño o a un joven dos años le parecen una eternidad mientras que a alguien más mayor le suponen un suspiro. Y en el mundo virtual, dos años es toda una vida, la madurez en toda regla, que aquí los acontecimientos transcurren de manera vertiginosa y, a veces, mareante.

Ya adulto y con experiencia, medito sobre mi trayectoria ahora que Isabel no me vigila, que ella es excesivamente prudente. Empecé como lo que soy: una herramienta, un magnífico instrumento del que podía servirse la desalmada para dar salida a sus escritos –aún lo concibe de la misma forma, que conste–. Era novato en la realidad virtual y pequé de excesivo e ingenuo, pues me deslumbré por actitudes que, ahora, las tengo muy caladas. Confundí muchas cosas –así de torpe fui–, porque me encariñé fácilmente y me costó captar que no todos los que arriban con palabras amigables y desprendidas vienen con rectas intenciones, que son algunos los descalabros sufridos y no desea mi corazón de blog padecer por quien no lo merece o por quien llega a mis orillas con afanes de dominio o con cálculos de ganancias de audiencias. En contrapartida, me siento orgulloso de un nutrido grupo de auténticas amistades, de esas que están a las duras y a las maduras, de esas que no imponen ni se ofenden por minucias, de esas que no pretenden utilizarme para sus fines, que yo sólo sirvo a los de mi jefa, mal que le pese a algunos.

Con respecto a los colegas que se han ganado un puesto preferente en mi memoria informática, confieso que retengo experiencias imborrables, guardadas por mí como auténticos tesoros. Porque en el mundo virtual, como en el real de las personas, el amigo te quiere tal cual eres, con tus defectos y tus virtudes; te asiste sin demora si te ve caído, y es ágil y cálido en la ayuda; comprende tus ausencias y no las juzga, ya que cada uno sabemos los azares cotidianos a los que nos enfrentamos, y no siempre estamos disponibles.

Silenciaré algunas que otras experiencias negativas donde me plagiaron; donde me confundieron atribuyéndome ambiciones que nunca han sido mías; donde me sentí utilizado en mi ingenuidad de blog novato; donde pusieron en mi boca de blog pacífico palabras que jamás dije; donde me involucraron, en suma, en travesías ajenas a mi espíritu e, incluso, casi consiguieron que desapareciera del mundo de las ondas. Al menos, con esos pocos y anecdóticos descalabros, aprendí la lección y ya no me extravío por donde no debo.

Cabalgo solo. Aunque en este bosque son muchos los que van en manada, a mi carácter de blog le va ir por su cuenta, que soy un blog literario y, como tal, personalísimo e intransferible, amén de que la jefa no me deja desmadejarme por otros derroteros. A la desalmada que me dirige le va la soledad, porque sabe que no cabe creación sin soledad. No teme a la soledad sonora, sino que la precisa tanto como el comer. Sin la soledad y sin el silencio, su espíritu se enferma. En su compañía fértil, se ensancha, se engrandece y dispara las benditas palabras como ungüentos sanadores. Porque esta mujer es empecinada hasta la desesperación. Escribe desde que tiene noción de mí misma, lo que equivale a decir que es solitaria desde siempre. Piensa que poco se puede avanzar en la tarea que la apasiona si el gramo de tiempo que le ha sido concedido lo dedica a dilapidarlo. Quien escriba, sabe muy bien de lo que hablo, sabe muy bien de la necesidad imperiosa de apartamientos, del reequilibrio del propio ser en las palabras. Esa faceta literaria que tanto ama, cuida y mima mi jefa, se le exacerba con los años y, por supuesto, no está reñida con la sociabilidad. Porque es sociable la muy paradójica. Necesita a los otros, y los necesita de forma imperiosa. Sin ellos, languidece. Supongo que, como todos, aspira a la armonía. La consigue con la dosis justa de soledad y la dosis justa de sociabilidad en su particular balanza. Cada situación específica le determina el camino a seguir y las botas más cómodas para transitarlo.

Me expreso de esta forma en un intento de explicarme como blog, para que me capten quienes aquí arriben de nuevas, con el deseo de que entiendan mis silencios. Porque, a veces, necesito silencio, y lo preciso con la misma urgencia que cualquier necesidad física insoslayable experimentada por un humano. Por culpa de Isabel, soy paradójico, lo sé, no en vano soy otra de sus criaturas. No puedo remediar ser como soy. Por poner un ejemplo sacado del mundo de las personas, diré que cabe el alejamiento o el divorcio con respecto a una pareja, pero no con respecto a uno mismo. Ahí, los humanos han de cargar con su identidad, les guste más o menos. Y más vale que se conozcan y no monten altercados interiores de los que no suelen salir bien parados.

Por eso, porque conozco a quien me guía, he callado muchas veces y seguiré callando en determinadas circunstancias, en ocasiones por necesidad de leer, escribir o atender los imprevistos de la vida cotidiana; y en ocasiones, porque necesito el silencio, como la jefa calla cuando el dolor la invade. Ahora que no me maneja, diré que no huye de él. Es imposible huir de la porción de sufrimiento que la vida otorga a cada humano. Sólo lo lidia y se defiende como mejor sabe y puede.

Aprovechando esta franja de libertad no vigilada, diré que, en los últimos tiempos, me estoy volviendo un blog raro, por no decir malo. Debe ser cosa de la edad, que los blogs pueden tornarse cascarrabias como las personas. Aparte del cansancio y del considerable tiempo que implica el hecho de mantenerme vivo, me ha dado por tomar anotaciones que reflexionan sobre mi propia sustancia, tan característica de los tiempos actuales. No soy sociólogo ni filósofo; pero, a veces, me pasma la realidad que observo y no puedo sustraerme a escribir, en mis archivos íntimos, alguna que otra barrabasada. Unas cuantas muestras los harán cómplices de hasta qué punto estoy llegando:

«No me interesan quienes llegan en plan cadena de exhibición, aquellos que, con maneras exquisitas y sin leerme, vienen a desearme un buen día o una estupenda semana o a decirme que soy guapo; aquellos que dejan la misma impronta en todos mis colegas; aquellos paseantes a los que les importo un pito.»

«¿Quién ha ungido de autoridad a ciertos sujetos para que se crean con la venia de otorgar premios, honores y distinciones? Además, vienen envueltos en espantosos celofanes con colorines y se colocan en las repisas permanentes como adornos espantosos y bastante horterillas.»

«Empiezo a bostezar ante los blogs cuyo contenido se nutre de llevar a sus páginas las exhibiciones del talento de los otros colegas. Si no tienen nada propio que decir, ¿a quién pretenden engañar? Yo soy maduro y sé agenciarme mis lecturas a través de estos cables invisibles, sin necesidad de que nadie me coloque semáforos.»

«¿Existen títulos blogueros que otorguen a alguien patente de corso para hacer o decir lo que le plazca, aunque sea una suprema tontería, por encima de todo sentido del ridículo?»

«Cuando un colega impone obligaciones que sólo revierten en beneficio de su administrador, es cuestión de huir muy rápido, como si fueras perseguido por todos los demonios del infierno.»

«¡Anda que no existen pícaros e ignorantes en este mundo de ilusiones! ¡Y comparan la creación con la opinión, el criterio con la reproducción o la simpatía con la chorrada! ¡Y se ponen a la misma altura, comentan sin fundamento y hasta me diseccionan sin que perciba la cultura que los ampara en sus juicios! ¡Viva la humildad!»

«Me gustan los colegas que son capaces de transmitirme el soplo fresco de lo auténtico, hablen de lo que hablen. Aunque no sean literatos, su humanidad me alcanza y la percibo pronto, pues la pantalla se me ha vuelto transparente.»

«Me doy cuenta de muchas necedades y de lo poco que algunos han captado mi alma literaria. Y me salen por peteneras con minucias que a mí me importan un bledo, como cortesías estereotipadas y otras tontunas por el estilo. Que no lean, vale, pero que no me dejen esa constancia tan patente, que se ponen en patética evidencia.»

«Ojo con la manía de los escalafones de blogs, concursos y campeonatos… Como si las personas no tuvieran ya en la vida real bastantes escaleras donde medirse…»

«El afán de dominio, la sed de poder del ser humano también tiene en este mundo su reflejo. Mejor es emigrar a lugares donde el aire limpio, la conversación sosegada e igualitaria me engrandece.»

No obstante mis últimas rarezas, quizá debidas a un espíritu crítico exacerbado, diré que he conseguido que Isabel haga las paces conmigo. Ahora, me toma con sosiego, a pequeños sorbos, no coge culpabilidades si no me pasea por los colegas que sacan entradas continuas –cuyo ritmo acelerado la agota–, no sufre si no alcanza a desearle buen día a cualquiera de los paseantes corteses y no lectores, no se amohína si su vida la mantiene distante durante un tiempo. A mí me costó entenderla, pero ya he captado su postura: más vale calidad que cantidad, su tiempo vale lo mismo que el de los otros, no exige nada y no admite que le exijan. Se acabó el estado aturdido que reflejó en aquella entrada mía del año pasado: A vueltas con esto del blog. Me he convertido para ella en un instrumento lúdico y así quiere mantenerme, sin cálculos, sin obligaciones, como una alegría. Espero que no le dé por declararme la guerra con este alegato a sus espaldas.

Y toda esta perorata para decir que hoy cumplo dos años. ¡Menuda hebra he cogido! Incluso, en plan serio. Tanta grandilocuencia y gravedad por mi parte han conseguido que se me despierte la carcajada, que si no me río, no me luce. Menos mal que existe la risa, el antídoto contra todo lo sombrío, incluido yo mismo cuando me ensombrezco.

Intentaré la sonrisa permanente, la que todos mis colegas merecéis, porque, para vosotros, no me valen los desánimos ni los sucedáneos de la alegría verdadera. Riamos siempre y ocultémonos cuando no seamos capaces de hacerlo.

(Hoy no saco foto, que yo nací desnudo y sé muy bien que, en mis páginas, lo que importan son las palabras. Para mí, lo demás es puro ornamento, agregado adjetivo a efectos de la estética).

123 comentarios:

  1. Ay, ay y ay, cobijo, que te has desmelenado sin mi consentimiento. Pero, como es tu cumpleaños, no te regañaré, sino que brindo contigo.
    Eso sí, atente a las consecuencias de tus palabras. Y el que advierte no es traidor, sino advertidor.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el cumpleaños y por haber llegado a la conclusión de que su misión es "casi" unicamente lúdica.
    Y digo casi, porque para aquellos que amais la literatura como tu, también lo usan para compartir su mundo con nosotros.
    Supongo que en este tercer año que inicias, aun serás capaz de ver cosas que todavía se te escapan o que has interpretado a tu manera.

    ResponderEliminar
  3. Yo concebí mi blog como un espacio personal donde encontrar mi voz, no un sitio virtual para hacer amigos. Los que haya hecho por afinidad bienvenidos sean, por supuesto, y siempre es una alegría interactuar con ellos.Osea que no puedo estar más de acuerdo contigo.
    Y dicho esto, me permito felicitarte por dos años de buen estar y buena voz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Isabel!

    Menudo manifiesto. Claro y conciso, de redacción impecable, respetuoso. Claro y transparente como la mirada que tienes en la fotografía.
    Aplaudo este manifiesto de tu blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el aniversario del blog.

    Tengo que leer más veces este escrito, poco a poco y saboreando cada una de tus palabras.Lo que gusta nunca quieres que se acabe.

    En estos mis días turbulentos,lo que hoy escribes me parece un espejo en donde mirarme y fuente de la que quiero aprender.

    Me viene a la memoria aquel refrán del siglos pasados, que a pesar de ello, no es obsoleto, entre otras cosas porque , el ser humano sigue haciendo las mismas reacciones que antaño..."Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar" y es que...¡ ojito ! con los males que sufren los demás para no caer en los mismos errores y sufrir idénticas consecuencias. Aunque para mi ya es tarde.

    Me gusta la risa porque realmente es el giro que hay que darle a ciertas cosas para colocarlas en su verdadera dimensión.¡jajajajaja!, te regalo una por el aniversario.

    Seguiré viniendo a este blog literario, porque me gusta aprender de ti Isabel y de él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Isabel, yo creo que todos hemos encontrado en la blogosfera la posibilidad de “desnudarnos” por una cuestión de exhibicionismo (a los discrepantes, fuera hipocresía). Todos queremos comunicar algo y en el fondo se adivina nuestra soledad planetaria.

    ResponderEliminar
  7. Feliz cumpleaños a Cobijo !!!!! Y como decimos por aquí: hasta 120 (o, el más popular que es hasta 100 como 20).
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  8. La red es la vida misma, ayer mismo alguien me dijo que los conocidos de la red no son virtuales, son reales; y es verdad. Y como en la misma vida encuentras de todo. Todos tenemos defectos y virtudes, que tarde o temprano asoman a nuestras ventanas virtuales. Los hay que cuentan todo lo que son, o creen ser; los hay que se reservan poco o mucho de sus vidas; los hay que utilizan las amistades sin escrúpulos; los hay generosos y entregados; y también los hay disfrazados. Como te digo, la vida misma. Si me permites la redundancia, si algo he aprendido de la red es que de todos se aprende, que todo te hace crecer si vas con humildad.
    Es verdad que a veces nos sentimos abrumados, que no terminamos de desentrañar el significado de algunos comentarios, o que pasan por nuestros blog personas que solo intentan que muerdas el anzuelo y captarte como seguidor. A todos los comprendo. Al fin y al cabo todos perseguimos un fin fundamentalmente: comunicarnos. Queremos ser escuchados y escuchar. Porque el ser humano es un ser sociable por naturaleza, y, vaya donde vaya y esté donde esté, buscará contar su historia; al fin y al cabo, buscará ser comprendido.
    Así que dos años… Fíjate que a mí me parece que te conozco desde hace mucho más. Espero que sigamos comunicándonos y comprendiéndonos.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. pues enhorabuena por tu aniversario y también por tus atinadas reflexiones a ese propósito. Pero, sabes de sobra, creo, que por encima de sensibiliades y de temáticas diversas -en las que la persona abierta ha de ver ocasión de enriquecimiento- a menudo basta con leerle un párrafo a alguien para saber quien aprecia y valora y disfruta de la palabra y de la escritura, y quien no. Y tu blog enriquece, y por eso, en la medida de mis posibilidades, lo sigo.

    ResponderEliminar
  10. ¡MUCHAS FELICIDADES!
    Como decimos en nuestra querida tierra, "¡te has despachado!".
    No sé si hablas, amigo blog, de todos los aspectos de la buena o mala comunicación que se puede establecer en la net porque nunca he considerado importante estudiar estos aspectos.
    De lo que sí estoy seguro es qu trasladar a la globosfera aspectos ridículos de la encorsetada sociedad real en la que vivimos me parece una necedad.
    Un mundo que debería ser puro por contener, supuestamente, lo mejor de ti, tus gustos personales, debe ser tan cariñoso como acogedor, tan respetable como diligente.
    La inteligencia sirve, amigo blog, para utilizarla con soltura y crear un espacio tan autosatisfactorio como creativo.

    Un inmenso abrazo, querida Isabel.

    ResponderEliminar
  11. Hola Blog de Isabel. Me alegra estos dos años de permanencia en este mundo de la blogosfera. Si te de de ser sincero, tengo un año más que tú y sin embargo mi madurez ha ido algo más lenta. Creo que es cosa de la velocidad o algo parecido en nuestro mundo. Me alegro de haberte descubierto a través de tu dueña. No fui de los primeros en recalar a tus orillas, pero si que me acuerdo lo que le enganchó a la mía."Ourense,territorio de las hadas". Sé, positivamente, que si ella volviera a leer esa maravillosa entrada, volvería a emocionarse frente a la pantalla como lo hizo cuando la descubrió. Lo sé porque la vi hacerlo por un agujerito.Lo mejor de todo es que, también sé de sus movimientos y volverá sobre sus pasos para regocijarse con lo que le llena, le ha llenado y le seguirá llenando. O sea que tus lecturas le cautivan y esa en especial hizo mella en ella capturándola. Así sin más se quedó visitándote cada vez que podía. Y sé que cuando ella lea esta entrada tuya, tal vez no cantará el cumpleaños feliz, pero se enorgullecerá de haber conocido a tu dueña. Que lo virtual parece que va calando muy hondo y que en este mundo de blogs hay de todo y para todos. Tú y yo lo hemos ido descubriendo poquito a poco y tu dueña lo ha expresado maravillosamente.Sé que a la mía le encantará leer esta entrada. Lo importante es que siguen habiendo hadas madrinas. También detrás de la pantalla o detrás de este ventanuco al que se asoman muchos. Mi dueña es una de ellas, pero sabe que no tiene demasiado tiempo. Por eso cuando se asoma elige.Eso también lo ha ido aprendiendo.Pero lo más importante es el destello que deja cada alma que visita nuestros blogs. Ese destello, parece que muchas veces sale de la pantalla y fluctúa por los alrededores y los dueños de los blogs no son conscientes, muchas veces, que al igual que las hadas madrinas existen en la realidad,también existen en nuestro mundo virtual. Por eso yo me alegro que nos hayamos descubierto. Al fin y al cabo eso quedará entre nuestra intimidad.¡Cosa nuestra!¡Cosa de blogs!.
    P.D. Espero que mi dueña sepa entender esta intromisión mía. Sólo escribo lo que ella tiene en su mente, en su corazón y en su alma.Han sido unos cuántos años conociéndola.De blog a blog: Felicidades por estar y por permanecer. No te rompas ni nos dejes colgados.
    Dejo un fuerte abrazo en el blog de tu dueña para que lo pueda leer cuándo abra mi mensaje. Hazlo por mi.

    ResponderEliminar
  12. Muchas, muchas felicidades y aprovecho para darte las GRACIAS por existir y darme de vez en cuando algunos minutos agradables.
    Pasaré más tarde a leer de nuevo la entrada, ahora es mala hora y estas cosas tan buenas hay que leerlas por lo menos dos veces.
    Bicos

    ResponderEliminar
  13. Excelente texto. Ese grito se comparte. Personalmente te diré que mi andadura virtual cambió de forma radical el día en que recibí la noticia a través de un post de que la persona que escribía un blog del que era asiduo había fallecido. Sucedió hace unos meses. Entré de sopetón en cortocircuito. Aquel con quien charlaba de cine y cultura sin pensar demasiado y de forma distendida, cobró un significado inusitado. Y tomé plena conciencia y también consciencia de que al otro lado de la pantalla cobraba forma una ausencia irreparable. Un hombre extraordinario al que ya no conoceré jamás, ya que solo quedán sus maravillosos escritos. Me asusté mucho. Y pensé mucho también en que tras ese logo había no una familia destrozada, sino un universo completo al que ya jamás tendría acceso.
    Y en ese momento me di cuenta de que los que nos quedamos un poco más solos y los que perdimos mucho somos todos sus lectores. Estuve un tiempo sin escribir. Pero luego un día, descubrí sin darme cuenta que aun consta como seguidor de mi blog. Ahí está su foto. Y ese día decidí seguir y volver a escribir. Y tengo la sensación de que en cada texto debo esforzarme aun más, ya que esté donde esté, es seguidor y lee lo escribo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Poco puedo decirte que ya no te hayan dicho, así que querido Cobijo, muchas felicidades (i per molt anys, que vienen tiempos muy malos y espacios de sosiego como tú se agradecen y se agradecerán aún más de ahora en adelante...)

    Bueno, y un abrazo para tu jefa!

    ResponderEliminar
  15. Supongo que la desalmada lo es por que toda el alma la vierte siempre en cada paso, se ríe de la vida y se la bebe a tragos largos...Algunos van resultando menos dulces que otros, pero después de contraer toda su cara guapa de mujer de ojos grandes, como las heroínas de la Mastretta, y de sacar la lengua, se acuerda de que para algo habrán servido y sale en busca de versos que llevarse a la boca para seguir reconociéndose en ella y en su propio sabor.

    Isabel , he leído tu post, bueno, el post del cobijo, como si fuera mío, como cuando encuentra ahí de pronto, ordenadas y exactas las palabras que hubiera querido decir, pero como las dijo otro, se las queda ;)

    Por muchos años ,murcianica.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Parece que he arribado a esta playa al final de su segundo año....Sin embargo, si le diera rienda suelta a mi blog, y a pesar de que es un poquito más joven(pero sólo un poquito, no creas...)sé que coincidirían en muchas cosas. Este mundo se rige por los parámetros del mundo real, así que las decepciones y las mismas se suceden de igual modo, aunque, según mi percepción, a ritmo de vértigo. Me alegra que este cobijo llegue experimentado y a la vez fresco a sus dos años. Porque es verdad que siempre hay un momento en el que uno piensa en arrojar la toalla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Soy el blogs modista8. Me gusta mucho todo lo que escribes. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Como te acabo de decir por fb pero además añado, impecable y magnífico, qué suerte tuve coincidir contigo por estos mundos virtuales.
    Feliz cumple Isa.

    ResponderEliminar
  19. Un brindis por los dos!

    Y éste simpático alegato que ha hecho el cumpleañero me parece fantástico, verdaderamente cierto.

    Recuerdo que te conocí a través de otro colega tuyo, que me visita muy poco, pero tu nombre "El Cobijo de una desalmada" hizo te tuviera curiosidad de visitar tu espacio.

    Y aqui estoy desde hace poco tiempo, pero como si te conociera de toda la vida.

    Todo lo que has dicho querido "Cobijo" lo he sentido en carne propia, he pasado por todos esos altibajos...me he ilusionado y viceversa, estuve a punto de desaparecer del éter varias veces, pero la madurez como tu bien dices es sabia, y uno comienza a separar (la paja del trigo).

    Hay que tomar todo con calma, disfrutando, compartiendo, solidarizándose y aceptando los silencios...cuando uno aprecia a un amigo lo aprecia tal cual es.

    Ahora me dirijo a tu jefa..."La desalmada" que tiene un alma muy grande y tansparente.

    Isabel te dejo un fuerte abrazo y sigamos disfrutando del camino sin estar tan pendientes de la meta.
    Me alegro de haberte conocido!

    Sigamos riéndonos y acompañándonos!

    ResponderEliminar
  20. ¡Felicidades!
    Que sean muchos más y yo que te lea.

    Besos con letra.

    ResponderEliminar
  21. Mi más sincera felicitación por los dos años.
    Siempre que entro en tu blog es como si entrara en la casa de una amiga siento como si te conociera de siempre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Felicidades, señor Blog, por este segundo aniversario.
    Que no tiene poco mérito en los tiempos que corren alcanzar su edad y con la lucidez que demuestra.
    Espero seguir acompañándole por mucho tiempo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Dicen que los perros se parecen a sus dueños. Igual con los blogs.
    Y éste no iba a ser menos.
    Literario, con sentido del humor, profundo o cotidiano según se tercie, solidario y creativo, amante del pensamiento y la palabra, de la amistad cierta.

    En definitiva, que desde que entré la primera vez ya no pude dejar de hacerlo. Una aureola abierta y cálida en la que sumergirse.
    Gracias por estar y ser.
    Feliz Cumple a la Jefa, siempre sonriente.
    Y besos y abrazos

    ResponderEliminar
  24. Hola Isabel, muy interesante tu escrito, aquí llegamos a conocernos un poco gracias a los sentimientos que podemos plasmar, y tenemos la suerte de poder leer. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué impresionante, Isabel!
    ¡Con qué fuerzas inauguras este nuevo marco! Tendré que tomar ejemplo. Abrazos!

    ResponderEliminar
  26. Vengo de hablar de Don Quijote por ahí. Y tu blog es un Quijotito con lámpara en mano. No te imaginás la luz que desparrama.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Isabel, llevo poquito arrimada a tú blog, pero me gusta por lo que escribes y por ti, y me ha gustado mucho lo que has escrito hoy. Muchas ideas las comparto y otras al leértelas me doy cuenta que también las pienso.
    Me gusta haberte conocido a ti y de paso a tu blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Ja, ja, hay que ver cómo has crecido y madurado en dos años, cómo te has metido - tan joven aún - con tanta hondura y sentido común en las entretelas de tu jefa, que no suele ser fácil entender a quienes nos mandan sin dar explicaciones, sin razonarnos nada, diciendo simplemente: "¡escribe" y tú, hala, a escribir lo que ella te dicta, te guste o no, te parezca serio o poético o patético. La vida de un blog es tan dura como la de cualquier subordinado (y, encima, sin cobrar) haciendo recados aquí y allá, trayendo el café si se tercia y poniendo punto en boca aunque le hayan entrado ganas de gritarle a su jefa, o a su jefe, que ya está bien de abusos, oiga, que me coje y me deja y me abandona y me mete prisa y no mira que hasta mi propio prestigio tengo en juego.
    Pero bueno, has demostrado ser un buen blog y, sobre todo, leal a tu jefa por mucho que hayas vertido contra ella quejas veladas. Pero también se te nota una comunión con ella, un sentirte de acuerdo y un desear explicarla, justificarla, dárnosla a conocer para que no la juzguemos con severidad. Pero chico, no te preocupes tanto: a la mayoría de tus visitantes no nos gusta juzgar, sino compartir lo que haya, lo que a tu jefa se le haya ocurrido poner sobre la mesa, que ella es muy dueña de ofrecernos lo que quiera, una merendola rica en calorías o un sencillo vaso de agua. Todo nos hace falta, porque hay días que tenemos hambre y otros que tenemos sed. Y la suerte es que encontramos siempre la puerta abierta. Así que, querido blog, feliz cumpleaños y que te dure mucho tiempo esta jefa que, a mi parecer, es muy indulgente con los demás y contigo.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  29. Vaya, cobijo -soy el loco del diario- te has explayo a gusto ¿eh? ya nos contarás las represalias de la desalmada jejejeje
    Dos años dan para mucho y bueno; fíjate, yo soy más viejo, pero no más sabio, debe ser porque no he tenido experiencias tan nefastas como las que cuentas, ni conocido personas que me hayan hecho daño (salvo en las últimas semanas, pero yo paso de viejas amargadas); afortunadamente no se meten conmigo ¿quién va a tomar en serio a un loco?... bueno, espero tú sí me tomes en serio, y creas, cuando te digo que ha sido un honor encontrarte en este mundo.

    Tal vez un día podamos brindar y reírnos con nuestros mutuos recuerdos, mientras las sesudas autoras tratan de cambiar su mundo.

    Lo dicho, colega, ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  30. Hola Isabel. Debes vigilar de cerca este blog tuyo, que quiere tomar demasiado protagonismo. Haber si se te escapa, y se va por ahí de picos pardos. Y esto no se lo puedes consentir. Daria tan mal ejemplo a los otros blogs, y quién sabe, si entonces podrian hacer una huelga de blogs, que en nada nos beneficiaría.
    Te dejo con este consejo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  31. Genial jefa, genial. Es cierto todo cuanto dice tu blog que las cosas pasan muy deprisa y dos años son mucho tiempo.
    Una debe rodearse siempre de personas en las que puedas confiar. Poco y bueno. Para que nunca nos defrauden.
    Aunque lo veo difícil. Tan imperfectos somos.

    ResponderEliminar
  32. pues mi casa virtual y yo te deseamos un feliz cumpleaños, te acompañaremos en los dias de huida de alegria o de cascarrabieria(si existe esa palabra) y te desamos muchos mas y felices cumpleaños.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Felicidades al aparatico y a ti Isabel un abrazo bien, bien fuerte. Te conoce bien, dale un besico.
    Sé por experiencia de tu humanidad y sensibilidad, he sentido tu afecto junto a mi en muchas ocasiones y no dudes que también el mío está ahí, a tu lado.

    No puedo decir mas que Gracias.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  34. Querido Cobijo, somos de la misma quinta y disfrutamos de no pocos amigos comunes. Hemos crecido juntos y compartido muchas alegrías.
    Hoy, día de tu cumpleaños, quiero confesarte que siempre te he mirado con cariño y con mucha admiración. Eres de los pocos blog donde te puedes dar un festín de bellas palabras colocadas en el mejor orden.
    Mi jefe dice conocer a tu jefa Isabel y presume de su amistad. Dice que es una de las personas más interesantes y creativas que viajan por las ondas hertzianas. Si mi jefe lo dice será verdad, tiene buen ojo para estos asuntos.
    Bueno Cobijo, a más ver.

    Me dice mi jefe que le des un beso a tu jefa. No se te olvide.

    ResponderEliminar
  35. Blog, felicita a tu jefa y dale un abrazo de parte de la jirafa porque escribe que es un arte, es de las primeras que encontré al llegar a este mundo de consolidados, populares, maduros...blogueros, donde cuesta un poco hacerse hueco, y porque el mío (recién nacido y con los típicos ajustes que trae un bebé) nunca olvidará quién estaba allí en los difíciles comienzos. Felicidades y agradecimientos.
    Besos de la jirafa

    ResponderEliminar
  36. Felicidades por el cumpleaños! A mi me encanta tu cobijo, aprendo muchas cosas, me trasmites un cúmulo de sensaciones con tus brillantes textos, te siento muy cercana...todo eso a través de tu querido blog.
    Me quedo aquí cobijada en tu nueva andadura y te envio un beso.

    ResponderEliminar
  37. Felicidades para "el cobijo de una desalmada" por tu segundo cumpleaños. Muy interesante la historia que nos cuentas y las distintas clases de personas que por tu espacio han pasado, creo que tiene que haber de todo, pero pienso que podemos ir seleccionando poco a poco las visitas que son de nuestro agrado, aquellas que precisamente por humildad y sencillez destacan. Me ha encantado tu entrada Isabel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Querido amigo y colega, ahora que duerme Antonio, también he de confesarte que me lanzaron para salir al encuentro de otros como tú. Anduve por caminos y veredas, con encuentros y desencuentros, pero mi dueño, siempre dice que “un amigo es aquel con el que puedes pensar en voz alta”, si no le gusta y/o respeta lo que piensas no podrá ser nunca tu leal amigo.
    A mí me crearon para usarme. Un sujeto recién jubilado a los 55, por estar algo tarado, se le ocurrió utilizarme para plasmar lo que pensaba, para compartirlo con quien quisiera leerlo, para sintetizar su bagaje y buscar ese pequeño tesoro que había en su interior tras tanta vida y avatares, para aclarar sus ideas y seguir madurando. No fue complicado, me llamó sus cosas, Cosas de Antonio, como diciendo aquí está lo que soy pese a quien pese y guste a quien guste. Desde entonces me siento utilizado en extrañas reflexiones, relatos, ocurrencias… incluso, poemas, cosa que nunca se atrevió a publicar hasta ahora, ¿será que se ha hecho mayor y ha perdido la vergüenza?
    Ya sabes donde estoy, durante este tiempo te he otorgado la llave de mi casa, como amigo, para poder intercambiar ideas, experiencias y sentires… para compartir las emociones y vivencias.
    Yo creo que, siguiendo el dicho de mi amo, eres mi amigo, pues en todo este tiempo he observado que puedo seguir pensando en voz alta sin dejar de ser tu amigo.
    Por eso, ahora que esa desalmada está ausente y Antonio está dormido, quiero felicitarte por los dos años cumplidos, queriendo y esperando seguir siendo tu amigo.
    Mi abrazo afectuoso… ya sabes, puedes contar conmigo.

    ResponderEliminar
  39. Muchas felicidades querido colega. Aunque a quien habría que felicitar efusivamente es a tu progenitora, mujer sabia, que te parió ahora hace dos años (curiosa coincidencia), y tu madre ya sabe a que me refiero.

    Espero que sigas en la misma línea y no caigas en las tentaciones y manías que, a veces, no afectan a todos un poco.

    Pero evitar eso, seguro, se aprende con los años.

    besa a tu madra en mi nombre.

    ResponderEliminar
  40. Entiendo que es tu cumpleBlog ?
    Pues felicidades querida Isabel !
    Continuaré siguiendo tus escritos como siempre interesantes.Un petonet.

    ResponderEliminar
  41. He leído esta entrada con el pasmo de los novatos. Me ha desvelado una realidad que mi escasa experiencia en este mundo, desconocía. Mi ingenuidad se ha ido desvistiendo y te agradezco la total lucidez con que tu blog ha hablado, esa que me ha ayudado a abrir bien los ojos. Cuando uno vive con absoluta pasión las cosas, a veces se abre en tajo sin medir las consecuencias. ¿Plagios, ocultas y sesgadas intenciones? Aún tiemblo como estremecida estoy también por esa capacidad de analizar, de diseccionar. He perdido la inocencia. Gracias por ayudarme a madurar en estos predios. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  42. Desde mi minoria de edad, te felicito cordialmente y me "alivio" a la vista de que otros colegas mas agiles y preparados ya han dicho todo lo que te queria decir. Confieso mi ignorancia sobre el origen del color amarillo en Moliere, pero dejemoslo entre tu y yo, es solo una mas de las muchas carencias con que me adorno. Un fuerte abrazo y sigamos en la faena.

    ResponderEliminar
  43. Alzo mi copa y brindo con cariño por esos primeros dos años. Y que siga la fiesta de las palabras.

    Es realmente placentero visitarte. Te saludo desde Barranquilla, Colombia y te invito a mi Galería de letras.

    ResponderEliminar
  44. Felicitaciones por tu cumple blog.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Te encontré en casa de Tanci, a principios de Julio.
    Me llamó la atención tanto el nombre del blog, como el rostro sereno de su dueña... y cuando leí la primera entrada, ante esa forma de hilvanar las palabras, esa elegancia y estilo tan personal de tus textos, ese poderío con el que manejas el lenguaje... supe que había encontrado el blog literario que buscaba.
    Admiro profundamente la seriedad de tus letras.
    Felicidades y GRACIAS por tanto.
    Un abrazo cariñoso, Isabel.

    ResponderEliminar
  46. Felicidades Cobijo, me alegro de que hicieras las paces con Isabel, yo tuve una relación de amor-odio desde el comienzo con mi jefa, pero que al fin me utiliza a su conveniencia. Aunque no comparto algunas cosas que dices, el blog socializa, en la vida 1.0 hay club de escritores, club de restauradores, asociaciones de vecinos, asociaciones de amigos, de padres, etc. Y al igual que en la vida real nos juntamos o nos socializamos con todo tipo de gente o no, por diferentes motivos, pues en el mundo 2.0 de la blogosfera pasa otro tanto por el estilo, detrás de los blogs hay personas, y hay que contar con eso. Yo lo hago.

    Verás Cobijo, cuando tengo un seguidor nuevo, no sé si alegrarme o no, porque tal vez le pueda defraudar, o las expectativas que pone en mi blog se van a cumplir, pero eso no depende de mí. En esta semana he debido defraudar a alguien porque se borró de mis seguidores, pero a la vez siento un gran alivio, por no seguir defraudando a esas personas, son libres, y también respeto que no se acerquen más, es una decisión personal y ahí no voy a entrar.

    De todos modos me alegro que estes en este mundo virtual, y que si no fuera por otros blogs lo mismo no nos hubieramos conocido.

    Así que de nuevo felicidades, y que nos veamos muchos más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Hola, hola cobijo: FELICIDADES
    Muchos besicos pa la desalmá...

    He quedado "tocada" con la sabiduría de este ente virtual, capaz de hablar y qué bien habla el descosío. Claro que la desalmá no se queda corta....

    Mi querida amiga Isabel, sabes que desde el primer día que entré por aquí me quedé encantada y encantada sigo de leerte, de conocerte y de haber copartido contigo "cosicas" y que seguiremos compartiendo. Ya lo sabes. BESICOS MILES.

    ResponderEliminar
  48. Felicidades por esos dos años andandos entre parajes de ilusiones y sueños cultivados en la armonía de unos versos lúcidos y sútiles, sembrados desde la inocéncia del entusiasmo.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. A ver si bloguer de deja eSta vez comentar. Llego tarde y lo siento, pero mi deseo de felicidad para ti y tu dueña es el mismo. Espero sigáis los dos en esa complicidad explicita.

    FELICIDADES Y ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  50. Cuando el otro día vi una entrada tan larga decidí dejarla para el viernes, que es cuando mis obligaciones me permiten sentarme y leer y escribir tranquilamente.

    Me quito el sombrero, Isabel. Te ha salido un manifiesto... Un manifiesto que yo firmaría sin dudarlo, aunque mi blog no es literario específicamente, ni político, ni un blog de viajes, sino un poco todo a la vez, mezclado y seguramente confuso. Pero muchas cosas las firmaría sin dudarlo, porque me molestan casi las mismas y celebro también las que tú celebras.

    Me gusta cuando aludes a tu crisis (de crecimiento): yo también la tuve. Bueno, no sé si son crisis exactamente; son apetencias. Apetencias que es mejor no justificar, porque como comencemos a justificar lo que nos apetece en cada momento estamos perdidos.

    Sí, bajar el tiempo de publicación es saludable. También lo es relajarte y pensar que no pasa nada por no llegar a todas partes. Si a mí me quedan obras capitales de Dostoyevski por leer (shhh, no se lo digas a nadie), ¿qué puede ocurrir si me pierdo una entrada de un blog? Pues nada, obviamente. Desacralicemos. Eso, no tratemos de llegar a todas partes, que somos humanos (aunque si es cierto lo que decían Ana y Víctor, aquello de que para la ternura siempre hay tiempo, también lo hay para los amigos... y entonces sus blogs, los de la gente cercana, pueden ser recuperados en cualquier momento, y visitar sus escritos es un poco como visitarles a ellos para darles un abrazo).

    Isabel, decir que leerte me adormece puede sonar fatal. Y es justo todo lo contrario. Me calma la mente, me relaja. Voy pasando palabra por palabra por cada línea y mis ondas cerebrales se van relajando, lo mismo que esta mañana se me calmaban las malditas ondas en plena clase cuando leía con los chicos el episodio de la labradora que Sancho jura que es Dulcinea. Sí, para eso sirve también la literatura, la buena literatura, para conectarnos con nosotros mismos, para calmarnos, para adormecernos en el buen sentido (una cosa es adormecerse, otra empanarse que dicen ahora). Por eso digo que me adormecen tus palabras, porque están bien trabadas y porque es un placer discurrir por ellas.

    Felicidades por los dos años. Has crecido en este tiempo. Me atrevería a decir que has crecido mucho. Y piensa que todo va llegando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Ah, y el poema de Dickinson dialogando con lo que tú has escrito... Brindo siempre por la sutileza. No necesitamos ojos, Isabel, necesitamos entendimiento. Brava.

    ResponderEliminar
  52. Querida Isabel, tu cobijo se ha despachado bien, como dice Antonio, porque ha tocado cada punto débil de este mundillo bloguero...Pero, vamos, yo que he leído de cabo a rabo todo lo que ha tenido a bien soltar por esa boca amarillo limón (y cuidado lo que nos gustan los limones a los murcianos, no es ná) concluyo que hay que felicitar al señor cobijo y a su jefa Isabel, y añado que me alegra haberte conocido en persona tal día como hoy, y que, ya ves, se sacan buenos amigos también ¿o no?
    Un besico, guapica.

    ResponderEliminar
  53. Como la jefa me ha dado permiso para responder a los comentarios en esta ocasión, me pongo en ello.

    Empezaré por la propia ISABEL:
    Me encanta ese brindis y bien sé las consecuencias, aunque bien sabes que no me importan. Ni a ti ni a mí nos gusta censurarnos, somos valientes y no seguimos los dictados de una cortesía pacata. Por tanto, quien aquí quede será de nuestra estirpe.

    ResponderEliminar
  54. Inteligente MARÍA JESÚS, aparte de tender a lo lúdico, llevas razón en la vertiente de sacar los escritos para compartirlos con los demás.
    Y sí, seguro que veré más cosas, siempre se ven a diario. Las que se me escapan es que no están en mi ángulo de visión. Las que interpreto a mi manera, es obvio: no puedo salirme de mi identidad propia y de lo que percibo.

    ResponderEliminar
  55. RATICULINA, vaya un fuerte abrazo para ti, que desde un principio congeniamos.
    Tampoco quise tener un blog para hacer amistades y, como a ti te ha pasado, han surgido sin pretenderlas. ¡Bienvenidas sean! Te incluyo, claro. Si tú misma no lo haces conmigo, me pongo lloroso, ay, ay, ay.
    Saluda a tu voz, esa que tanto me gusta.

    ResponderEliminar
  56. ANTONIO, en ocasiones hace bien manifestarse, salir a la calle y exponer la situación presente en este país de ondas removidas por muchos mares distintos, no todos acordes con el nuestro.
    Gracias por mirarme con tan buenos ojos. También te miro a ti igual, porque creo que ambos somos claros y no tenemos miedo de las palabras. Por supuesto, con el debido respeto, ¡faltaría más!

    ResponderEliminar
  57. ANNA, existen días turbulentos, pero se pasan y quedan anclados en la memoria a los efectos de recordarnos aquello de lo que debemos huir.
    Difícil es que se cumpla tu deseo de que los humanos analicen al vecino. Tengo entendido que sólo escarmientan en cabeza propia, cuando a ellos les pica.
    Como te gusta la risa, echemos unas carcajadas juntos, hoy y en el futuro. No existe nada más corrosivo que la risa.

    ResponderEliminar
  58. Mª LUISA, es más que probable que todos los seres humanos sean algo exhibicionistas y sean solitarios irredentos. Lo que tengo claro es que mi jefa es de esa raza que escribe, de la que le pega a las teclas sin descanso. Tengo entendido que tales individuos siempre pretenden que trasciendan al exterior sus escritos.

    ResponderEliminar
  59. MAIA, gracias siempre por estar ahí, por tu calor, por tu cariño.
    Está cerca, aunque Israel esté físicamente a miles de kilómetros.

    ResponderEliminar
  60. MERCEDES, la red recoge lo bueno y lo malo de los humanos, la alegría y la tristeza, lo hermoso y lo feo.
    A mí no me importa que mi jefa tenga muchos defectos, ya que nunca pretendió ser un ángel, aunque te aseguro que tampoco se asemeja para nada a un demonio.
    Claro que de todo se aprende o, como decís vosotros, "nada humano me es ajeno".
    Los disfraces de los humanos nunca los he entendido, que yo voy a cara descubierta y siempre humilde, aunque la humildad no implica que sea tonto o que no goce de libertad de expresión.
    Como en vuestra vida real, aquí hay de todo, no conviene que darle muchas vueltas, sólo pedir perspicacia para distinguir la paja del heno.

    ResponderEliminar
  61. JOSÉ ANTONIO, no puedo estar más de acuerdo contigo. Enseguida se aprecia la mercancía por el envoltorio con que nos la ofrecen y, si es buena, capta el ávido de palabras a sus colegas.
    Tú eres valiente y no te censuras en tu expresión, aparte de mimar la palabra. Eso me gusta de ti, con independencia de estar más o menos de acuerdo en el fondo. ¡Viva la diversidad, y que no nos falte!

    ResponderEliminar
  62. ANTONIO, de vez en cuando me pongo bravo y me despacho a mi gusto. Intento ser respetuoso con todos, lo que no excluye que haya actitudes que no son de mi particular agrado, porque -como dice el refrán- "sobre gustos, no hay nada escrito".
    Tú, que eres observador, ya te irás dando cuenta de cuantas virtudes y cuántos defectos humanos está plagada la blogosfera.
    Usemos siempre la inteligencia, qué duda cabe.

    ResponderEliminar
  63. TANCI, aquella entrada donde te enganchaste a mi grupa informática la redactó mi jefa con todo su corazón. Lástima que, a veces, el corazón no sea tenido en cuenta por todos los humanos, que tengo entendido que se mueven por muchas otras razones e intereses.
    Sé de buena tinta que mi jefa te quiere muchísimo, pero no se lo digas a nadie.

    ResponderEliminar
  64. DILAIDA, me ruboriza con sus palabras, que no vea cómo me galopa el corazón inmaterial que me impulsa.
    El que debe estar agradecido soy yo por todo lo que aprendo en su casa, que es usted una mujer erudita en saberes clásicos, de esos que le gustan a mi jefa.
    Además, cómo no estarle agradecido si el poema de Emily Dickinson me lo traje de su casa, con su permiso, claro, que uno no es un vulgar ladronzuelo.

    ResponderEliminar
  65. Felicidades amigo blog.
    Si algún día tu dueña desalmada,(no creo que una tierra que no levanta fronteras, tenga personas sin alma),te dejara abandonado, aquí en estas jaras del norte, te adoptaríamos encantados.
    En algunos aspectos casi no ibas a notar el cambio,(casi las mismas manías y los mismos fallos).
    Eso sí, tu hermosa prosa se habría acabado. Tu amigo de las jaras intenta hacer poesía, por su incapacidad de lograr un párrafo.
    Pero aquí tienes abrigo y la desalmada el mas fuerte de los abrazos.

    ResponderEliminar
  66. V, también tengo un caso de un amigo en estos mundos virtuales que falleció el año pasado. También continúa dentro de mis "almas cobijadas". En mi caso, la persona fallecida me hizo que abriera los ojos sobre el inmenso tiempo que se va en responder a los comentarios, y llevaba toda la razón, pues, cuando el tiempo escasea, es preferible invertirlo en visitar a los amigos. Esta entrada será una excepción, que no viene más que a confirmar la regla de la nueva andadura que inicié de no responder comentarios.

    ResponderEliminar
  67. ÁNGEL, siempre me alegra verte y sentir tu calidez y amistad.
    Sí que se anuncian tiempos convulsos, sí. Que la literatura nos ampare del feísmo, el que vendrá y el que ya existe.

    ResponderEliminar
  68. ALMA, mi jefa es desalmada por falta de tiempo, como bien sabes; pero que no te quepa duda que se bebe la vida como dices, sin racanerías, que no es mujer mojigata ni de remilgos.
    Ojalá se me pegara la buena literatura de Doña Ángeles Mastretta (también gozo con su lectura).

    ResponderEliminar
  69. VERA, mi jefa se esponjó cuando leyó tu comentario, porque ha encontrado a una amiga transoceánica, muy sensible y alegre, con la que compartir letras.
    No arrojemos la toalla. Arrojemos los parámetros estúpidos que algunos importan del mundo real.

    ResponderEliminar
  70. MARUJA, sé quien eres de sobra y bien sabes que ésta es tu casa.
    A mi jefa le gusta que ye guste lo que escribe. Es lo mejor que puede decírsele a alguien que escribe.

    ResponderEliminar
  71. MADISON, la suerte fue mía, que no te quepa duda. El artífice del encuentro fue Antonio Machado, ¿te acuerdas? Desde entonces, no ha hecho más que crecer el cariño.

    ResponderEliminar
  72. ADRIANA, vaya ese brindis, que a mí me pasa lo mismo contigo: como si te conociera desde siempre.
    Sí, debemos aprender a hallar los diamantes entre la arena. Cuando se hallan, no hacen falta demasiadas palabras, pues la química funciona y nos comunicamos más allá de ellas.
    Gracias por lo de la transparencia del alma de mi jefa. También yo lo creo así, que jamás se esconde ni deja de expresar lo que siente o piensa.

    ResponderEliminar
  73. MARÍA, gracias a ti por leerme, que me consta que lo haces, ya dejes o no comentario.
    Te diré que eres una de las personas que me ha emocionado de una manera más profunda. Tú sabes a lo que me refiero.

    ResponderEliminar
  74. PILAR, también sé que me lees, dejes o no huella de tu presencia.
    Me pasa lo mismo: como si te conociera desde siempre. Además, disfruto con tu pintura, así que ¡miel sobre hojuelas!

    ResponderEliminar
  75. LOLA, amiga tan reciente y ya tan querida, sí que tiene mérito aguantar dos años al vaivén de las tempestades de este mar abierto que es la red.
    También es mi deseo que permanezcamos juntos, pues este gato está muy a gusto en su tejado.

    ResponderEliminar
  76. VIRGI, ¿ y que té digo a ti que tanto te quiero?
    Desde el principio, nos captamos y así seguimos: amigas en los blogs y más allá de ellos.
    Esto amenaza con ser para siempre, así que tu verás.

    ResponderEliminar
  77. LOLA, sí que llegamos a conocernos a través de las letras. En mi caso, aparte de sentimientos, mi jefa me impone la ficción y la reflexión, qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  78. ANA, como decían las criaturas hace un tiempo: "que la fuerza nos acompañe". Dejemos la debilidad para los descafeinados.

    ResponderEliminar
  79. JOVEN CUERVO, cómo me agrada que me llame "Quijotito". Es todo un piropo.
    Y sí, crezcamos en la luz y dejemos al margen la penumbra o las tinieblas.

    ResponderEliminar
  80. CARMELA, sabes que es recíproco, que también me felicito por haberte conocido. Te siento muy cercana.

    ResponderEliminar
  81. ISABEL-CLAUDIA HORTENSIA, ya ves cómo me he puesto, que hasta he tomado la palabra. Aunque subordinado a mi jefa, diré que no me maltrata demasiado, sólo lo justo. Eso sí, no veas lo que disfruto cuando me saca de paseo por ciertos blogs, como el romano al que tanto me gusta ir.
    Por fortuna, sé que casi todos mis colegas sois benevolentes conmigo y no me juzgáis, menos mal.
    En cuanto a mi prestigio, no sé muy bien cuál es, pero te aseguro que no ando pendiente del mismo, sólo cabalgo.

    ResponderEliminar
  82. MARILUZ, es que soy un cobijo palabrero. Se ve que esta es mi identidad.
    La desalmada no tomará represalias contra mí, pues no las toma con nadie. Ella sólo habla y es libre en su expresión. ¿Cómo no serlo si escribe la condenada?
    Las experiencias más nefastas son aquellas que te hieren en el centro mismo del corazón, pero, una vez superadas, mejor ni acordarse.
    Por supuesto que te tomo en serio. Siempre tomo en serio a mis colegas y, aún más si cabe, si escriben tan bien como tú.

    ResponderEliminar
  83. MONSERRAT, sí que estoy de picos pardos, y tan contento, que me gusta que la jefa me haya dado la palabra.
    Tranquila, que jamás he pretendido movilizar una huelga en los blogs. Nada más lejos de mis deseos. Sólo aspiro a ser sincero y a sacudirme la morralla hipócrita.

    ResponderEliminar
  84. TECLA, también tan reciente y ya tan querida, sí que pasan deprisa las cosas en este mundo de ilusiones.
    Lo mejor de cumplir años es que se adquiere experiencia y, con los míos, ya no soy tan confiada, que me quitaron la ingenuidad de un sopapo.
    Sé que la sombra de tu pájaro no me defraudará, lo sé, por muy imperfectos que seamos.

    ResponderEliminar
  85. ALFONSO, gracias por esa compañía "en la alegría y en la tristeza". Demuestras ser un amigo verdadero.

    ResponderEliminar
  86. LAURA, a ti es imposible no quererte y no ir a perderme en tu huerto lleno de hermosura.
    Gracias a ti, gran mujer.
    Sabes que estoy a tu lado de manera permanente.

    ResponderEliminar
  87. Thornton, dígale al Presi del club que es de los que tengo metidos en el corazón para siempre. Aparte de iniciar juntos esta andadura virtual, razones de química y empatía a todos los niveles, hacen que lo quiera más de lo que supone.
    También mi jefa presume de tu jefe.

    ResponderEliminar
  88. JIRAFA, cuando mi jefa leyó lo que dices, se puso más contenta que unas pascuas.
    Que sepas que me encanta acudir a los bebés que nacen en este mundo virtual. Es una experiencia enternecedora y que me llena de júbilo.

    ResponderEliminar
  89. MARIPAZ, para mi jefa es todo un piropo poder transmitirte muchas sensaciones, ya que tu baúl es un sitio sensible y delicado al que le gusta acudir cuando puede.
    Tan a gusto estoy teniéndote cobijada,

    ResponderEliminar
  90. JUAN ANTONIO, sí que existen muchos tipos de personas en este mundo virtual. Como dices, entre ellas hemos de elegir las más acordes y acudir a sus casas con toda la alegría cuando podamos.

    ResponderEliminar
  91. ANTONIO, contigo puedo pensar en voz alta. Desde el principio, tus cosas me han transmitido autenticidad, cercanía y calidez.
    No te preocupes si has perdido la vergüenza. Todos la perdemos con los años y será bueno que así sea.
    Mi jefa es una amiga tuya de la que no te desprenderás así como así. Es tozuda en los afectos y a ti te tiene gran cariño.

    ResponderEliminar
  92. TXEMA, eso espero: no caer en las gilipolladas de turno. Las que ya he cometido, no las puedo enmendar, pero espero aprender de la experiencia para no volver a cometerlas.
    Que los años nos sean propicios, querido viajero.

    ResponderEliminar
  93. GENI, gracias por venir, ¡rayos y truenos!
    Sabes que te tengo un grandísimo cariño y siempre te llevo en mi pensamiento.

    ResponderEliminar
  94. ISABEL, no te me pasmes, mi niña, sólo ándate con ojo por estos mundos de la red, que no es oro todo lo que reluce.
    Eso sí, no pierdas la inocencia. Mi jefa la conserva, pero sólo se la muestra a quien sabe que no le hará daño.

    ResponderEliminar
  95. MARIANO, siempre me gustan tus "alivios" y más cuando los descargan con tu irónica y atinada prosa.
    Molière se puso muy malito representando su obra "El enfermo imaginario", tan malito que, poco después, fallecía en su casa. El día de esa representación iba vestido de amarillo..
    Sigamos con la faena, ya sea desde el asilo o desde el cobijo.

    ResponderEliminar
  96. GALERÍA DE LETRAS, también alzo mi copa, ¿por qué no?
    Aquí, cualquiera está invitado. Otra cosa es que decida quedarse o pasar de largo.

    ResponderEliminar
  97. JUGLAR, en esa casa de Tanci se está muy agusto, así que es lógico que me encuentren por allí.
    Gracias a ti, que me lees, que me impulsas, que me das ánimos siempre con tu presencia.

    ResponderEliminar
  98. DAVID C., si existe la inspiración, si existe, debe pillarnos dándole a las teclas. Más que inspiración, hablaría del tono adecuado para cada contenido.

    ResponderEliminar
  99. Feliz cumple Cobijo...y que siempre estés tan inspirado y directo como hasta ahora...besooooss y por muchos más

    ResponderEliminar
  100. yo creía que había escrito algo. Mis felicitaciones. ha sido una entrada muy buena. Felicitaciones al blog, ahora que la jefe no nos ve, ni nos escucha.

    Muchas gracias por tus buenos deseos para mi libro. Espero que todo vaya bien.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  101. ENCARNI, no siempre estamos de acuerdo en todo con los demás. Eso es bueno, signo de diversidad, y hace el elenco de relaciones mucho más rico.
    Mi jefa no es de apuntarse a clubs, asociaciones, casinos, partidos políticos ni nada de eso. Le gusta ir a su aire desde siempre y, cuando no lo ha hecho en alguna ocasión excepcional, siempre ha salido trasquilada, así que tiene muy aprendida la lección.
    Lo expuesto no excluye su sociabilidad, que bien se indica en la entrada. Un ser humano que prescinda íntegramente de los otros, no es tal, sino un monstruo. Lo que ocurre es que existen muchas maneras de ejercer esa sociabilidad, las más comunes son dos: afiliarse a banderas, dictados, camarillas y otros entes con o sin personalidad jurídica o no afiliarse e interactuar con todos desde la más absoluta independencia. A mi jefa le va la última opción, donde se siente en su salsa: libre y sin ataduras.

    ResponderEliminar
  102. CABOPÁ, no te me quedes "tocada", que me recuerdas el juego de los barquitos y jamás desearía que te hundieras, por muy azules y atrayentes que sean tus mares.
    Seguiremos compartiendo, ¡cómo no!

    ResponderEliminar
  103. OLGA I CARLES, gracias por los buenos deseos.
    Seguiremos entre versos y entre prosas, que aquí acojo de todo.

    ResponderEliminar
  104. ISABEL, eso espero también: seguir con esta complicidad con mi jefa, que no se me alborote ni se canse de mí.

    ResponderEliminar
  105. EASTRIVER, amigo con mayúsculas, no veas cómo me he reído con tus comentarios. Me encanta inducir a quienes quiero a un estado de relajación similar al sueño, sin duda uno de los mejores territorios donde perderse.
    Sé que te ha gustado el manifiesto. Aunque no me lo hubieras dicho, lo sabría, que ya nos conocemos desde hace mucho y hemos cabalgado juntos por muchos caminos desde que me lanzaron a este mundo virtual.
    ¿Qué más decirte que no sepas o no intuyas?
    Un beso de blog, que mi jefa te conoce en persona y me habla maravillas de ti.

    ResponderEliminar
  106. ROSA, estoy en mi turno, esta es mi entrada y mi jefa me ha dado libertad, que no es mujer que coarte palabra tan preciada.
    También la jefa se alegró de haberte conocido. Me dijo que eres una mujer muy simpática y que pasó un rato estupendo.

    ResponderEliminar
  107. IZARA, y yo que me iría tan a gusto a esa jaras del norte, que en ellas soplan buenos aires de poesía, sensibilidad y sosiego.
    Me abrigo en tus poemas ahora que entra el invierno, no lo dudes., que la jefa siempre te ha tenido en alto aprecio.

    ResponderEliminar
  108. MARITA, siempre se alegra mi página cuando ve aparecer tu dulce rostro.
    Seguiremos, amiga, que sabes que no tengo pelos en la lengua.

    ResponderEliminar
  109. ELENA, gracias por esa complicidad conmigo.
    A la jefa le alegra mucho ver a una persona que ha conocido en estos mundos, y a la que aprecia por sus buenos escritos, feliz con su nuevo libro.
    Muchos éxitos, majísima.

    ResponderEliminar
  110. "Yo no soy humano, solamente un instrumento en las manos de quien me maneja".

    Felicidades ante todo por esos dos años de vida, que a mi parecer, muy bien llevados.
    Verás que he resaltado una frase. no te preocupes, en cierto modo, todos somos utilizados de una forma u otra.
    sólo hay que escuchar los mítines que nos ofrecen.:-)).
    Al menos Desalmada lo hace con mucho cariño, y desde el respeto.

    Un fuerte abrazo Isabel. Que sean muchos más. Es un placer visitarte.

    ResponderEliminar
  111. Muchas felicidades cobijo, aunque me cuesta imaginarte sin tu desalmada.

    Por muchos alos y que sigas igual de bien.

    ResponderEliminar
  112. Llego de los últimos, asi que me pondré el primero. Felicidades por este tiempo en que nos has deleitado con tus escritos. Es una gozada pasarse por aqui. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  113. KETY, es cierto, soy un instrumento en manos de la jefa y estoy orgulloso de serlo, ¿para qué mentir? Cada uno debe saber lo que es y no engañarse.

    ResponderEliminar
  114. JOSE, jamás me separo de la jefa, que ella es la que manda, y yo tan contento.

    ResponderEliminar
  115. CURRO, tú hace tiempo que ocupas un lugar preferente en mis archivos afectivos, bien lo sabes.
    Un abrazo de blog y tro de la desalmada, que me cuenta que ayer pasó una mañana estupenda en tu agradable compañía.

    ResponderEliminar
  116. ¡Feliz cumpleaños Cobijo!
    Cuando llegaste a este mundo virtual, nada más nacer, intuí que ibas a tener mucha vida, aunque nunca imaginé tanta.
    La vitalidad que da tu jefa con todo lo que escribe y la que dan las almas que comentan, es increíble.
    El primer año de vida fuiste más hijo de tu jefa y te dedicó día y noche hasta llegar a la extenuación y el segundo año te puso en su sitio y te ha convertido en empleado a su servicio y no al revés.
    Celebro con vosotros estos dos años y sobre todo celebro el disfrute y el gozo litarario en el que Isabel te ha convertido.

    Besos

    ResponderEliminar
  117. BRIGI, sí que me mimó de más la jefa, demasiado diría yo, que, luego, me costó acostumbrarme a ser otro más de los que pueblan esa mente suya que siempre anda enredada en historias. Pero no me quejaré, pues con que me dedique algo de su tiempo me conformo (se ve que la muy... no es monógama y le va la marcha con cualquiera de esos compinches de la fantasía que se le atraviesan en el pensamiento).

    ResponderEliminar
  118. Nos gusta estar en todas las bibliotecas, sin detenernos a pensar qué lugar merecemos en ellas, y en cuál acabaremos por estar. De ahí que a veces saludemos sin haber entrado en quien miramos, en la creencia de que sólo repicando mil veces nuestra campana, los demás acabaran recordando su música por siempre. Es difícil evadirse de esta necesidad humana de existir más tiempo, o de no morir demasiado pronto, ni tampoco demasiado. Por eso me gustan los bibliotecas...y las "serenas conversas" que dicen los sefardíes, y de las que tú has hablado...

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  119. CARLOS, llevas razón, nos gusta estar en todas las bibliotecas, entrar aunque sólo sea para oler el perfume de la palabra. No siempre estamos para lecturas o, bien, no siempre estamos comunicadores de la experiencia que nos ha causado la lectura.
    Otra cosa diferente, muy diferente, es pasear por la avenidas por el solo motivo de dejarse ver al compás que nos llevamos una mano al sombrero en gesto de saludo. Será que siempre me han fastidiado las cortesía de índole pacata o interesada, y mira que doy cuerda y cordel; pero quien es paseante de apariencias no es sujeto de lecturas en profundidad.
    Como me gustan las bibliotecas, me gustan esas "serenas conversas" de los sefardíes.
    Un abrazo bien grande, maestro.

    ResponderEliminar
  120. Vaya, vaya con tu blog, paisana Isabel. Sí que se ha explayado, sí. Y a mi entender ha dejado las cosas claras, muy claras. Me ha gustado en particular sus notas en los archivos íntimos porque es cierto que a veces nos callamos opiniones que archivamos en lo más profundo y necesitamos sacarlas para no estallar.
    Y nada, que tu blog siga cumpliendo años porque es algo muy unido a ti y percibo que estoy ante una gran escritora. (Y eso que te he leído poco y dicho sin peloteo barato).

    Habrá que tenerte en cuenta.
    Un abrazo de Mos desde mi orilla.

    ResponderEliminar
  121. MOS, bienvenido a tu casa y eso espero: cumplir años, con mi ritmo y el de la jefa, que mi vida no ha de ser obligación, sino disfrute.
    En cuanto a lo que dices sobre mis notas en los archivos íntimos, creo contigo que una cosa es la cortesía y otra que aprobemos o nos adhiramos a cuestiones que no van con nuestra forma de ser.
    Como sabes, ya me he instalado en tu orilla.

    ResponderEliminar