domingo, 14 de agosto de 2011

LA MALA REPUTACIÓN


Llevo todo el día tarareándola, como si fuera una beata con una jaculatoria milagrosa o una supersticiosa con un talismán que atrae a la buena suerte. Quizá, ¡quién sabe!, quizá…