jueves, 17 de mayo de 2018

ESCOLLOS Y ALEGRÍAS


Dice Bernardo Atxaga en Obabakoak, que «la clave está en la mirada del autor, en su manera de ver las cosas». Qué afirmación más cierta. Todo depende de cómo miremos y el cómo miremos, a su vez, está condicionado por cómo nos encontremos en un momento dado. Caben tantas miradas como estados de ánimo. Y como nadie nos escapamos de atravesar momentos bajos (ya lo indicaba Maurice Blanchot: «los escritores más puros no se hallan enteramente en sus obras, también han existido, incluso vivido: hay que resignarse»), ahora me toca a mí uno de ellos, que nunca los cielos son eternos ni el sentido del humor inmutable. Un problemilla físico me exige reposo. Sé que muchos me entenderéis, pues como certeramente señaló Mircea Cartarescu «tu público envejece contigo» y envejecer implica amansarse, ser capaz de admitir la limitación de la propia fuerza. 
Qué lástima esta de envejecer, sobre todo cuando envejece el cuerpo y el espíritu sigue tan entusiasta como cuando eras joven. Pero no se nos pregunta si nos gusta o no la vida: ahí está y hay que tomarla como es, sin un exceso de dramatismo si queremos pasar desapercibidos a los múltiples males que podrían rondarnos y que seguro que se ceban en nosotros si contraemos el gesto. Así que pelillos a la mar y a hacer en cada momento lo que corresponde y nos pide nuestro interior. Porque si no puedo detenerme en escribir largo y tendido, sí puedo leer, caminar, sonreír, estar con los que quiero… Además, este parón también me va a servir para prepararme con toda la ilusión un viaje que tengo proyectado para primeros de julio. Todo depende de cómo miremos, de cómo enfoquemos la mirada, no hay que olvidarlo. Una cosa es reconocer que se está algo torpe con las manos y otra muy distinta es amargarse por ello, ir en contra de la evidencia de que el reposo nos beneficia, así que me despido no sé hasta cuándo.
Y me voy a despedir dejando un vídeo que ha realizado el poeta Gustavo Figueroa Velásquez, colombiano afincado en Suecia, que es un torrente de sensibilidad, autor del blog Contrastes. Lo recibí hace un par de días de su generosidad infinita, pero hasta hoy no he podido ponerme a teclear un poco (y aún voy a paso de tartana). Este vídeo que recoge un poema que el amigo poeta me dedica, con música de Ernesto Cortázar, me ha emocionado profundamente. No creo ser merecedora de tanto, pero lo acepto con júbilo y gratitud.


Sed felices, porque aun en las situaciones más feas existen cosas hermosas que vienen a salvarnos. Nada, ni tan siquiera la vida, es definitivo. Todo pasa, incluso el dolor y su vileza.

17 comentarios:

  1. Interesante reflexión sobre la mirada del autor. Precioso el video, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo, es recoger el contenido de aquel viejo refrán que dice: «Todo depende del cristal con el que se mire».
      El vídeo fue una absoluta sorpresa para mí, te lo aseguro. Yo no sé hacer estas cosas tan chulas y valoro mucho que alguien las haga y, encima, me las dedique. Un lujo.
      Un abrazo, querido Manuel.

      Eliminar
  2. Querida amiga:

    Sin caer en dramatismos y si con mucho agradecimiento por tus valiosos aportes culturales, por todo lo que nos has dado, quiero desearte mucha suerte y éxitos en lo que hagas con tu vida, tu lectura y escritura; sin duda, cuida de tu salud que el intelecto sabrá agradecértelo.
    Todo lo que yo pueda decir sobre ti es, no lo dudes, mi más sencilla admiración para una mujer de mucho valor, un ser humano de una inteligencia con brillo propio.
    Como escribió alguna vez Machado.."caminante no hay camino, se hace camino al andar..." que tus pies tracen el camino que te ha de llevar hacia el futuro.
    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Gustavo:
      Tu presencia aquí me llena de emoción. Eso lo primero. Después, decirte que muchas gracias por tus palabras que, aunque me sonrojan un poco, te agradezco desde lo más profundo de mi ser.
      Aunque mi mente va muy rápida, mi cuerpo ya no lo va tanto, de ahí que se me subleve a su modo para pararme. Así que escucharé al cuerpo (y a los médicos) y le daré reposo. Un descanso a todos los niveles, incluidas las redes sociales.
      Un abrazo muy grande, con todo mi cariño, y te reitero mi agradecimiento por un vídeo tan bonito y entrañable.

      Eliminar
  3. Lo leí no sé dónde -que me perdone el autor o autora-; decía que la vida es un 3% lo que te pasa y un 97% cómo te tomas lo que te pasa. Y no puedo estar más de acuerdo. Ahora bien, tras la hermosa teoría, hace falta saber llevarlo a la práctica. Tus palabras de hoy me dicen que sí, que tú perteneces al grupo que sabe llevarlo a la práctica y, además, sacar esa parte de aprendizaje sobre uno mismo que toda circunstancia adversa conlleva.
    Me has recordado a mi padre. Tendría yo nueve años cuando fue operado de hemorroides, algo sencillo hoy, pero que entonces requería ir a la ciudad, y bastantes días de ingreso. Y allá se fue, con la mentalidad de que se tomaba unas merecidas vacaciones, y también con una pila de Mortadelo y Filemón, que llenaban media maleta, con los que en aquellos días del postoperatorio, lejos de echar cuenta de las molestias, se partía de risa, ante la mirada estupefacta de su compañero de habitación que no entendía nada. Pues eso, rubia, pues eso.

    Abrazotes bien gordotes
    El video es una preciosidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toca descanso, Margarita, no queda otra. Reposo para las manos que también le vendrá bien a la mente, seguro.
      Y bueno… Intento ver el lado positivo, porque al principio no te hace mucha gracia que el cuerpo se te subleve y te pare, pero así son las cosas y, una vez digeridas, más vale no amargarse y sacar lo positivo del asunto.
      Me ha hecho gracia la anécdota que refieres de tu padre. Sabio, sin duda. La mejor manera de afrontar las adversidades. No debemos olvidarnos nunca del sentido del humor, pues él nos va a salvar de trascendencias estúpidas que no nos hacen ningún bien.
      Un grandísimo abrazo, artista.

      Eliminar
  4. Coincido totalmente con lo que escribiste y hace un tiempo lo estoy experimentando en mi propio cuerpo, esas dolencias que limitan las actividades y bajonean el espíritu.
    Te deseo un buen reposo y un bellísimo viaje.
    Un gran abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que me entiendes, querida Mirella, pues ya lo vi claro por algo que expresaste en tu blog. Así que no nos desboquemos como caballos ansiosos y guardemos el reposo que el cuerpo nos pide en ocasiones.
      Un abrazo muy, muy grande.

      Eliminar
  5. Buena reflexión Isabel, sí se trata de aceptar aunque a veces cuesta cuando el espíritu es tan joven pero pienso que el cuerpo es sano y a veces da parones para obligarnos a parar, a cuidarnos, a disfrutar de otras cosas. Buen descanso y feliz viaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta mucho aceptar los parones, Conxita, te doy toda la razón, más cuando la mente va a mil, pero no queda otra. El cuerpo nos sostiene y nos para si no paramos nosotros cuando nos lo pide.
      Muchas gracias por tus buenos deseos y un abrazo muy grande.

      Eliminar
  6. Gran reflexión.
    Cuando la vida te obliga a parar, sea por la razón que sea, mientras tu mente, e incluso tu cuerpo , quiere y puede seguir es dificil de aceptar.
    Bonito poema y el video una preciosidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que pararse cuando toca, cuando el cuerpo te lo exige. De hecho, si me descuido y me confío, regresa la inflamación a la mano y es peor volver a empezar otra vez por no guardar el debido reposo.
      Otro abrazo muy grande, Chelo.

      Eliminar
  7. Que el lado buena de las situaciones que la vida nos trae sea el que prevalezca es el mejor proceder. Te deseo que este pequeño contratiempo pase pronto, disfruta de tu tiempo y del descanso, por experiencia sé lo que es, pero si lo enfocas como tú has hecho seguro que no será tan difícil de llevar. Un beso Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no me desespere mucho, Rocío, porque voy bien lenta con la falta de movilidad en una mano. Ahora se trata de aprender y saborear el ritmo pausado, no queda otra.
      Muchas gracias por tus palabras de ánimo y por tu presencia, Rocío.

      Eliminar
  8. Llego tarde a desearte lo mejor para tu cuerpo y mente, porque me fui de viaje y acabo de volver. Cuando voy a conocer sitios nuevos no llevo portátil ni me conecto a internet, Iba con una contractura, mi hijo la llama "ratonitis" debido al ratón del ordenador porque ellos la padecen bastante. Pues, querida tocaya, vengo curada y eso que tirar de maletas también cuesta, pero con el mínimo equipaje se sobrelleva.
    Que lo pases muy bien en el tuyo, y como por suerte nos gustan muchas cosas no cabrá en ti el aburrirte. A mejorarse y disfrutar. Montón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que se te haya curado todo, Isabel, y es que lo viajes sientan de maravilla. También yo desconecto de todo cuando me voy, es lo mejor. Ahora espero que se extiendan los efectos benéficos del viaje durante un buen tiempo.
      Yo voy como puedo, más bien lenta, porque unos días van mejor y otros, como hoy, muy regulares.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  9. Leo tu "hasta siempre" y espero que esta decisión sea buena para ti, para obtener más tiempo o para lo que desees. Yo te voy a echar de menos. Salud y felicidad.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar