jueves, 20 de mayo de 2010

EPÍSTOLA DEL RETORNO


Como decíamos ayer, y decía un viejo profesor ya fallecido a su vuelta a la Universidad, «las ilusiones rotas son malas compañeras de camino». Es bueno para el alma embarcarse en proyectos y luchar por ellos. La juventud del corazón se mide por nuestra capacidad de entusiasmarnos en nuevas aventuras. Recorrer una travesía apetecida llenos de gozo, vivifica nuestro espíritu.

Ya habrán podido suponer que cumplí mis expectativas. Me he entregado, con toda la fuerza de una pasión salvaje y avasalladora, a aquello que mis ansias apetecían y calificaban como lo óptimo en un momento concreto. Estoy contenta. He cumplido como mejor he sabido hacerlo, no digo de la mejor manera posible, sino de la mejor forma que sé. He disfrutado en el itinerario de mi viaje esforzado y repleto de ilusión, porque no merece la pena ningún fin si los medios para lograrlo no nos satisfacen –léase Maquiavelo al revés o, si se quiere, el fin no justifica los medios, sino que son los medios los que me hacen apetecible el fin–. Este axioma, en principio tan sencillo, no siempre se ve claro, pues son muchas las veces que confundimos la esencia de las cosas y calificamos como bueno un resultado en cuya consecución no se ha complacido nuestra mente. No ha sido mi experiencia, por fortuna, que si algo he asimilado ya con el paso de la vida es que no me meteré en viajes en los que no pueda regocijarme con el recorrido hasta alcanzar la meta. La inmensa mayoría de las veces la meta es el mismo viaje. Esos son los viajes que me gustan.

Y, hablando de viajes, se preguntarán por mi viaje a Italia. Ayer mismo, cancelé las reservas que tenía efectuadas. Imprevistos familiares así lo han aconsejado. Vendrán mejores momentos para que la inquietud viajera despliegue sus pasiones. Entre tanto, retorno a mi cobijo con la alegría de los reencuentros. Es un gran placer coincidir con viejas y nuevas amistades, abrir las puertas y las ventanas y que se llene mi casa del aire de tantas vidas estimadas, de la pulsión de tantos corazones generosos.

Los he añorado mucho durante todo este tiempo de ausencia. Por fin, puedo volver con ustedes para aprender que la vida es un viaje que se realiza mejor en compañía.

Las puertas y las ventanas están abiertas y la celebración del retorno en cada partícula de mi alma. Bienvenidos sean.

79 comentarios:

  1. Sin duda es una buena noticia que podamos volver a leerte, me alegro mucho compañera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Isabel, no sabes lo que me alegra el hermoso viaje a tus sueños realizados. No sabes lo bien que me vienen también estas palabras tuyas justo ahora. Sí se que te he extrañado y que me meto en tu casa por la ventana y por la puerta. Como antes.Como siempre. (Y si puedes, cuéntanos también un poco que te ha tenido tan felizmente ocupada.)

    ResponderEliminar
  3. Isabel el placer es mio, y muchas gracias.
    Me pasare por tu blog con detenimiento
    saludos
    Andres

    ResponderEliminar
  4. Me alegra saber que tus objetivos los has cumplido. Se te ve contenta y satisfecha. Me alegra también tu vuelta. Aquí seguimos en la blogosfera, llenos de pasión, de gritos y muchas veces también de sonrisas.
    Bienvenida. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Para mí, la mejor noticia de hoy. De vuelta a casa. Cuánto me alegro de leer estas palabras. Espero que todo haya salido bien, amiga mía.

    Un fuerte abrazo.

    Jorge Andreu

    ResponderEliminar
  6. Me alegra tu vuelta, amiga, y que lo que tenías pendiente se haya realizado a tu modo. Espero que esos imprevistos familiares se solucionen y puedas realizar tu viaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy muy muy muy contenta de leerte de nuevo Isabel
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Con una bienvenida así, ¿quien se resiste a entrar?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué alegría volver a saber de ti, querida Isabel! Tu relato de hoy , aun casi críptico, es también -según he intuido o creido entender- una especie de lamento, más que de queja, pese a todos los posibles "accidentes" (en el sentido más filosófico del término)que circulan en torno a esa "esencia", abstracta y genérica que constituye el centro de gravedad. Sí, estoy convencido, se trata de uan "esencia" (el ser es "lo que es", del mismo modo que la nada, es "lo que no es"). ¿Qué posibles ilusiones se han roto, querida Isabel?. No puedo estar de acuerdo en que precisamente por eso mismo, por haberse roto, puedan ser "malas compañeras". Eres "antimaquiavelista", en el sentido más positivo y profundo. Casi coincido contigo. Son los medios (fuera de toda dimensión político-moral)quienes son esenciales, mucho más que el fin, que es simplemente instrumental, porque estoy convencido de que el ser humano es el único de la Creación que "se va haciendo" en la medida en que "se va conociendo". Algo así como si, desde la nada absoluta, en virtud precisamente de un proyecto de "ser un cuerpo", pensase (y quisiese tener) en que tiene una mano. En ese momento, la tendría. Y después un brazo, y otra mano y otro brazo, y así sucesivamente hasta completar "el cuerpo": Ese "ir haciendose" es lo esencial, la esencia, lo que es. Por el contrario, el fin, acaso no es más que el accidente, lo que ya no tiene trasncendencia ni interés, lo que ya pasó, la nada, lo que "no es". Y por ello, del mimso modo en que no nos morimos el día en que se fecha nuestro certificado de defunción, sino que nos vamos muriendo, un poco o un mucho, cada día, de la la misma manera no "nos hacemos" en un día, sino que "nos vamos haciendo". En este sentido, jamás pueden tener cabida ninguna especia de "ilusiones rotas". Perdona por mi perorata. Un beso, Isabel. Me alegro de poder estar nuevamente en tu compañía, aprovechando una de esas ventanas que dejas abiertas. Bienhallada. Luis Madrigal.-

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de tu regreso y de que todo haya ido de acuerdo con tus aspiraciones. Es un placer volver a entrar por las ventanas y las puertas de tu blog y recibir tus visitas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me produce una gran satisfacción poder volver a contar con tus comentarios siempre, y no es adulación, fuente de reflexión y de inspiración.

    Y me alegro por partida doble o triple o más incluso, porque en los últimos meses personas a las que también llegué a apreciar han ido abandonando mi pequeño mundo virtual. Y eso conduce a cierta soledad, tristeza...

    Puede sonar, y seguro que lo es, a puro egoísmo, pero es que una de las pocas cosas que me quedan de interés son estos espacios en los que creo poder aportar algo y, desde luego, en los que aprendo cada día.

    Así que me encanta tenerte de nuevo con nosotros.

    Salud

    ResponderEliminar
  12. y acá estoy yo, que hace tan poco te conozco pero que notaba tu ausencia...me alegro pues que hayas vuelto y espero tenerte por mi espacio cuando quieras! Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues, al fin. Y con el deber cumplido. y sé, estoy segura de que a plena entrega y alegría. Camino lento, duro a veces y siempre, siempre alegre, porque es TU camino.
    Y yo aplaudo desde esta esquina (aunque tengo las manos desolladas de trabajar seguido toda la semana, en el campo).
    Bien venida. Aunque no te has ido nunca, que yo vine de vez en cuado a regar las plantas.

    ResponderEliminar
  14. Hermoso y esperado regreso. felicidades. Mil besos enormes. Vuelvo con mas tiempo, solo quería saludar.

    ResponderEliminar
  15. Todos no alegramos de tu vuelta, se te echaba de menos, bienvenida de nuevo amiga, un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Bienvenida tú, amiga Isabel. Me acabas de dar una gran sorpresa, cómo me alegra tu vuelta, mucho más sabiendo que has cumplido la misión que te propusiste. Imagínate y siente que te doy un fortísimo abrazo, como si nos hubiésemos encontrado después de tiempo. Me gusta ver que has abierto las puertas y ventanas de tu casa.
    Yo estoy muy liada en estos días, pero vendré a verte siempre que pueda.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  17. Se te echó de menos.
    Muchas gracias por volver.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Bienvenida a tu casa! Me hace ilusión tenerte de vuelta.
    Estoy de acuerdo contigo en que el fin no justifica los medios, así generalizando...aunque siempre me han dado repelús los axiomas y las verdades absolutas...dejémoslo en cada uno ha de ser consciente de cada paso que da, y si disfruta del paseo -como dices que has hecho tú- mejor que mejor.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Trankilo, gracias siempre, por todo. Para mí, también es agradable contemplar tus rancias. Un beso.

    Maia, eres un encanto. Abiertas están puertas y ventanas de la casa, pero no las necesitas, porque te llevo metida en el corazón.

    Andrés, llevas razón. Poco a poco, nos conoceremos. Por lo que he visto en tu blog, me encanta tu pintura. Un saludo y bienvenido.

    Carmen querida, sí que estoy contenta. Regreso como las niñas que han acabado el curso sin suspender. Un beso.

    Jorge, eres un cielo. Tú sí que me alegras a mí con tus palabras. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  20. Mateo, gracias a ti por pasarte. Espero también que las cosas vuelvan a sus cauces y pueda viajar más adelante. Una posposición y ya está. Un abrazo enorme y espero que estés bien y animado.

    Madi, me emociona tu comentario. Gracias por venir y un abrazo.

    José Antonio, os merecéis la bienvenida. Dadme tiempo y, poco a poco, me iré poniendo al día con vosotros.

    Luis, no te preocupes, que no se me ha roto ninguna ilusión. Para prevenir que no se me rompieran, fue cuando me centré en lo que debía, tal y como indico en la entrada anterior. Y sí, no me gustan los fines como los grandes justificantes de las acciones. Me gustan los caminos que me llevan a los lugares y las herramientas de las materias que amo. No me gusta ser agónica. Un abrazo y gracias por pasarte.

    Arobos, aquí estamos de nuevo, amigo, y tan contenta. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Txema, tienes que mucho que aportar, no te desmoralices. A mí me encanta leerte y me encanta tenerte por aquí. Un abrazo grande.

    Emmagunst, ya te tengo controlada e iré a visitarte con calma un día de estos. Gracias por tus palabras y bienvenida.

    María Jesús, queridiña, tú bien sabes que he disfrutado como una energúmena, a pesar de las muchísimas horas diarias y del encierro a cal y canto. Es mi camino, no hay duda. Y descansa, exagerá, que no me paras un segundo quieta.

    Suso querido, gracias por el recibimiento. También te visitaré en tu casa. Tengo de visitas atrasadas que no veas. En unos días, intentaré llegar a todas partes. Un beso enorme.

    Mamé, gracias por cuidarme el blog, como Mª Jesús, como Mercedes, como Man, como Tordon. Prontito estoy en tu casa chipionera. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  22. Mercedes, he sentido tu abrazo y me ha emocionado de veras. Entiendo tu agobio, pues ya ves que yo he estado igual y no me quedó más remedio que congelar el blog, porque no podía atenderlo. Quienes te apreciamos, te seguiremos queriendo tardes lo que tardes. Y no soy de las que se mosquean si no les comentan. A mí también me cuesta llegar a todo. Un beso, amiga mía.

    Mercedes Thepinkant, también os he echado de menos a vosotros, mucho, mucho. ¿Cómo no iba a volver? En nada, os estoy dando la murga con escritillos. Un abrazo grande.

    Raticulina, a mí también me dan ese repelús al que te refieres los absolutos. Uf, casi dentera. Te entiendo y, una vez más, coincidimos. Me emociona tu ilusión. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  23. Bueno Isabel, ya estás de vuelta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. ¡¡¡Bien venida, Isabel!!!.
    Me alegro mucho de tenerte de nuevo con nosotros y si además es con el deber cumplido mucho más.
    Ya sabes que te queremos y que nos hace muy felice tu regreso.
    Bicos

    ResponderEliminar
  25. “Aquí la envidia y mentira
    me tuvieron encerrado.
    ¡Dichoso el humilde estado
    del sabio que se retira
    de aqueste mundo malvado,
    y, con pobre mesa y casa,
    en el campo deleitoso,
    con sólo Dios se compasa
    y a solas su vida pasa,
    ni envidiado, ni envidioso!”

    Esta es la décima que, presuntamente, al salir de la cárcel, escribió en las paredes carcelarias, Fray Luis de León. Después de envidias y denuncias; después de pasar 5 años encarcelado, por eso de la Inquisición, al volver a su cátedra en la Universidad de Salamanca, teniendo como alumno a San Juan de la Cruz, comenzó su clase de esta guisa: “Como decíamos ayer”……
    Después de las largas vacaciones del 36, que le había impuesto Primo de Rivera, el rector Miguel de Unamuno comenzó sus clases copiando las palabras de Fray Luis de León :”Como decíamos ayer”.
    Desde esta ventana, extrañada Isabel, corrijo lo que te escribí ayer : “ Hemos sentido tu ausencia, porque tu voz quedó como eco en cada una de tus palabras dejadas”.

    ResponderEliminar
  26. Cuánto me alegro de ver tu ventana de par en par.
    Y tambien me alegra saber, que tu proyecto te ha reportado felicidada por lo que nos cuentas en tu espístola tan bien escrita,chica tu eres una artista del genero...
    Eso, que me alegro y que estaré por aquí como siempre...Tenemos pendiente un café. Besicos
    Ah, gracias por incluir mi fotico "ocaso en el Mar Menor"...Eres un sol en el amanecer.

    ResponderEliminar
  27. Con esa ventana tan abierta y en esta casa de alto nivel de sentimientos, de expresión, de gusto literario...una se queda muy contenta al saber que has regresado y será un placer poder venir a leer tus contenidos.

    ResponderEliminar
  28. Coincido con usted, estimada Isabel,en que el viajar es la meta, y que no hay viaje malo.

    Excepto el que conduce a la horca, decía Cervantes.

    ¿Escribir en un blog es una forma de viajar?
    No lo sé, pero cuesta menos.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Que alegria tenerte de nuevo...la verdad que tenia ganas yá.

    Despues de haber cumplido tu proyecto,podré leer tus maravillosos escritos.

    Un abrazo de bienvenida

    ResponderEliminar
  30. Me alegra tu regreso amiga,quedo esperando para empezar a leer,cariños

    ResponderEliminar
  31. Thornton, eso, aquí estamos de nuevo y presta a los cafés que se tercien. De Ministra a Ministro del submarino lúcido, un beso.

    Dilaida, también yo os quiero. Snif, me vais a hacer llorar. Bicos, galleguiña.

    Manel, mil besos por Fray Luis, otros mil por el poema excelso, otros mil por citar al medio fraile (mi poeta favorito), otros mil por Unamuno y otros mil por reparar en mi guiño del principio. Ah, te resto mil por no acordarte de Tierno Galván, que también inició así sus clases tras un largo periodo lejos por cuestiones que no vienen al caso. De todas formas, olé por ti. Un beso.

    Cabopá, el café cuando quieras. Qué palabras más bonicas me dices… Besicos, paisana.

    ResponderEliminar
  32. Anna, preciosa, gracias por pasarte. Pronto también me pasaré por tu rinconcito. Un abrazo grande.

    Tordon, estimadísimo Capitán-Presidente plenipotenciario del submarino, lo que usted diga, que sigo haciéndole la pelota. Olé por la cita de Cervantes. No sé si esto del blog es una forma de viajar, pero a falta de pan, buenas son tortas, o quien no se conforma es porque no quiere. Siempre un placer verlo por esta casa. Besos, así que queda aún más besuqueado todavía. Oiga, avise cuando venga. Y avise cuando haya Consejo de Ministros del Gabinete de crisis.

    Maripaz, también me alegro de verte. Pronto me acerco a tu baúl querido. Un besazo, majísima.

    Fiaris, también me alegro de verte. Un abrazo transoceánico.

    ResponderEliminar
  33. Bienvenida , aunque un poquito de ti siempre estuvo con nosotros.Un besazo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  34. Isabel me alegra que hayas conseguido tus objetivos y de tu regreso.

    un beso

    ResponderEliminar
  35. ¡Bienvenida de nuevo, querida Isabel...! Te he echado de menos.

    Besos enormes...!

    ResponderEliminar
  36. Irradias energía y eso es favorable para los rezagados como yo -por ejemplo-
    Me alegro de tu regreso, aunque en el pensamiento siempre has estado presente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Un placer ver de nuevo este cobijo habitado con esas ventanas blancas y bien abiertas. Bienvenida de nuevo Isabel.
    Un fuerte abrazo.
    Fumador

    ResponderEliminar
  38. Me alegra tenerte de regreso, y plena. Sólo eso. Ahora me voy al Sanatorio, que ser padre no se da todos los días. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  39. Mi muy querida amiga Isabel. Que alegría me has dado con tu vuelta. Te echaba tanto de menos que el grupo y yo estábamos faltos sin ti.
    Sin llegar a las alturas que alcanza de Luís, solo a veinte centímetros del suelo, te digo que siento como sintió el padre del hijo pródigo; una inmensa e incondicional alegría de volverte a tener en casa.
    Hoy es un día de fiesta; brindemos por Isabel, por nuestra amiga, por mi querida paisana.
    Un abrazo y un beso

    ResponderEliminar
  40. Hola, mis saludos para ti, soy nueva y llegué observando y hurgando Blog de lectura. Te felicito escribes de maravilla, me ha resultado entretenido leerte...Ya que has regresado a tu casita virtual podré visitarte y leerte con regularidad...Veo entre tus seguidores a varios conocidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Ha llegado otro fin de semana y con desmedida emoción paso a felicitarte.
    Para que lo pases donde te resulte más agradable un buen descanso, después de una semana un tanto densa por los consabidos compromisos laborales ya habituales.

    Un beso te dejo en el aire en compañía de un adiós.

    De esta siempre tuya...

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  42. Isabel, soy malísima con los acertijos y/o adivinanzas, así que nuestro amigo del Club nos podría hacer de intermediario,je,je...él tiene mi dirección...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  43. Se hacía largo el tiempo sin tus palabras. Por fin de nuevo, ondea la bandera de tus historias y tus inquietudes, a pleno pulmón, para respirar nuevos colores.
    Bienvenida Isabel, un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Anusky, me encanta tu recibimiento. Un besazo de los grandes.

    Yo, gracias por tus palabras. Otro beso para ti.

    Cornelius, yo también os he echado de menos. Pronto paso a verte. Un abrazo grandísimo.

    Kety, eres un encanto, qué cosas me dices. La verdad es que no sé si es energía o electricidad, porque me he acostumbrado a ir a mil por hora y, ahora, que quiero pausarme un poco no hallo el modo. Hacemos un trasvase y equilibramos, pues (¡chis!, que siendo murciana se pueden mosquear si hablo de los necesarios trasvases). Un besazo.

    Fumador, amigo mío, mira que me alegro de verte. Y espero que, pronto, podamos repetir y saltemos por encima de la virtualidad. Un abrazo con ganas.

    ResponderEliminar
  45. Pulgarcito, enhorabuena, muchachote. Deseo que todo haya ido bien y se encuentren estupendos la madre y el bebé. Ay, qué ternura me ha invadido. Un besazo y ya nos contarás.

    Man, pues choquemos las copas, que me emociona tu brindis. Pero qué majo eres. Un abrazo.

    Taty, gracias por tus amabilísimas palabras y bienvenida a esta casa, que es la tuya. Un beso.

    Mª Carmen, hola. Observo que sigues con tus cadenas. Un saludo cariñoso.

    Cabopá, cuando te remito un comentario, te apareceré suelta. Si vas con la flecha del ratón a mi nombre en el email, te aparecerá mi correo electrónico. De todas formas, no me parece mala idea que usemos a los chicazos del club. La Plaza Belluga no es un mal sitio, aunque lo mismo emigran, jajajaja. Esta mañana, he visto a Nicolás, un encanto.

    Camino, sé que cuidaste a mi amiga Gaia y eso me reconforta. Un besazo para ambos o, mejor, uno para cada uno.

    ResponderEliminar
  46. Me alegra,amiga Isabel,que de nuevo te encuentres con nosotros

    Bienvenida y un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Gracias por volver a tu casa que para los demás es nuestra. Gracias por permitirlo.

    ResponderEliminar
  48. ¡WAU AL FIN!
    Te visitaba con frecuencia...cuando leía "Epístola que..." me daba la vuelta. Ahora no, ahora entro por la ventana, con la brisa de mi océano y por la puerta, con la generosidad del mar de tu corazón.
    Me alegra que hayas vuelto, con las huellas claras y la sonrisa fulgurante. Un abrazo bien grande.

    (me veo a la derecha de tu blog, gracias, muchas, Isabel, tal vez estaba hace tiempo y no lo había visto...)

    ResponderEliminar
  49. Había visto la actualización y no encontraba el momento para venir, el buen tiempo me complica el trabajo... Me alegro, por la realización de tu proyecto y sobre todo por tenerte de vuelta.

    Bonita forma de "abrir la ventana" para el reencuentro.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  50. Great blog :)

    Visit my blog >> http://artmusicblog.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  51. No te conocía hasta hoy, Isabel.
    Esas cosas de los días de suerte, hoy pude hacerlo.
    Es un placer leerte porque de cierta manera es una forma de encontrarme en tus palabras.
    Abrazos.
    Alicia

    ResponderEliminar
  52. Isabel, quitemos las alfombras rojas y pongámonos el mono del placer. Terminado un trabajo comienza el siguiente. Iniciada una ilusión, comenzadas todas.

    Un abrazo.
    Salud.
    Perich

    ResponderEliminar
  53. Amiga mía
    Comprobaras que estábamos impacientes. Por tu ausencia. Gracias por volver, en este mundo electrizante, que se contagia por días de esta decadencia que en la que nos metieron.
    En cuanto antes, retoma ese viaje maravillas a la Italia de los nerones. No pierdas tiempo, que se esta cayendo a trocitos, por culpa de la actual caída del imperio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  54. Amiga mía
    Comprobaras que estábamos impacientes. Por tu ausencia. Gracias por volver, a este mundo electrizante, que se contagia por días de esta decadencia en la que nos metieron.
    En cuanto antes, retoma ese viaje maravillas a la Italia de los nerones. No pierdas tiempo, se esta cayendo a trocitos, por culpa de la actual caída del imperio.

    perdon, el corrector ortografico estaba inquieto
    Un beso.

    ResponderEliminar
  55. Bueno, te he encontrado por casualidad y me ha encantado tu reflexión, me apunto para seguirte.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  56. NADA COMO EL REGRESO A NUESTRAS COSAS QUERIDAS.
    A LOS OLORES COTIDIANOS, Y LOS SONIDOS CONOCIDOS.
    NADA MAS HERMOSO QUE TENER UN LUGAR PARA VOLVER..
    TE ABRAZO ESTIMADA ISABEL

    ResponderEliminar
  57. Felipe, y yo tan contenta de estar con todos de nuevo. Un abrazo.

    Fuencisla, gracias a ti siempre por tus palabras. Estoy deseando que te abras una ventanita. Un beso.

    Virgi querida, métete de lleno, que a mí me inspiran tus palabras tan certeras. Sí, te coloqué por ahí hará unas dos o tres semanas (ni me acuerdo) y de gracias, nada, que no se manda en el corazón ni en los afectos. Un besazo.

    Paloma, pedazo de poeta, un besazo para ti y recomiendo tu blog encarecidamente a todos aquellos que disfruten con la poesía.

    Pepe444, gracias por pasarte. He hojeado tu blog y es muy bonito.

    ResponderEliminar
  58. Alicia María, gracias por tu visita y por tus amables palabras. También yo he ido a conocerte y, como te he comentado allí, tienes un blog precioso. Un abrazo.

    Perich, me coloco ahora mismo ese mono con gusto. Regaremos los proyectos con buen vino y a seguir con ilusión, que cuando se destapa el regalo de todas las maravillas del mundo, te inunda para siempre. Un abrazo, querido amigo, y a ver si nos vemos pronto.

    Pedro Huelva en cuanto pueda, viajaré, que no te quepa duda. Ya tengo mono, pues desde octubre no he salido lejos, pero llegará el momento adecuado. Y sí, se cae el imperio actual, el imperio capitalista está tocado, aunque no sé si morirá, pues suele ser como el ave fénix y resurge de sus propias cenizas para ventura de banqueros y desventura de ciudadanos. Un abrazo y gracias por pasarte.

    Alejandro, estás en tu casa. Bienvenido seas. Tienes un hermoso blog. Un saludo.

    Abuela, llevas razón, retornar a lo amado siempre es gratificante. También te abrazo con fuerza.

    ResponderEliminar
  59. Isabel! Ya estás aquí!!!! Y yo sin darme cuenta que habías abierto ya la ventana... ¿Puedo pasar? ¿Puedo cobijarme con tus palabras?

    ResponderEliminar
  60. ¡¡wow!!, que bueno cuando nos sentimos henchidos de alegrìa por el placer cumplido, satisfecho. Estos son los momentos que valen la pena realmente.

    mis felictaciones sinceras y cordiales saludos

    ResponderEliminar
  61. Ya volvió la alegría de la huerta. Por fin se abren las ventanas con aire renovado. Esperamos de nuevo tus palabras. Un abrazo queridísima.

    ResponderEliminar
  62. Bienvenida al ruedo nuevamente Isabel. Cumplidas tus metas (que son personalísimas) y pendiente el viaje a Italia para tiempos más aliviados.

    Un beso desde el sur.

    ResponderEliminar
  63. Encantadísimo de verte de nuevo por aquí... De todas formas, tienes que contarnos con detalle cómo han ido esos proyectos tan apetecibles y cómo han sido sus resultados.
    Besos y bienvenida.

    ResponderEliminar
  64. Isabel, he leído tus palabras con una ilusión bárbara. Qué bueno que volviste... pero tutéanos, please!, que queda tan formal... Bueno, eres una chica formal. Me alegro infinito por todo, por todo menos por una cosa. Merecías Italia, querida amiga, la merecías ya. Pero la Maga le contó a Rocamadour que el tiempo es un bicho que anda y anda... así que vendrán tiempos propicios, seguro. Te deseo lo mejor y me felicito por tenerte de vuelta. Yo también pasé a veces para regar las plantas (pillé una cerveza de la nevera, te habrás dado cuenta ;) Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  65. Regocijo y alegría de ver que tu entusiasmo se ha crecido, de que has trabajado duro y el camino (como el Itaca de Kavafis), te hizo vivir lo más necesario...
    Yo, sigo en mi proyecto de remodelación de mi estudio, ya bastante avanzado, pero eso me tiene estancada en los blogs, pues no os acompaño como antes, y hablo de una forma física, pues pensar en todos pienso y acordarme de todos me acuerdo...por eso siempre os agradeceré que aún teniéndome un poco perdida, lleguéis hasta mi casa a dejarme vuestras palabras y vuestro cariño. El mío, ya sabes que lo tienes...siempre.
    Un abrazo enorme y besos

    ResponderEliminar
  66. Alenka, estás en tu casa y me agrada mucho verte aquí. Esa visión tuya, tan mágica y espejiana, siempre hace bien. La fantasía es necesaria para sobrevivir y tú puedes poner un puesto con este don. Un beso enorme.

    Adelfa, muchas gracias por tus palabras. Y sí, da gusto embarcarse en proyectos que nos seducen y dar lo mejor de nosotros mismos. Los resultados son otra historia. Lo importante, la ilusión con la que se recorre el camino. Un abrazo.

    Carlos, me pones zarzuelera, jajaja. Ay, este tusitala querido… En naica, estoy con escritillos por acá. Un besazo.

    ResponderEliminar
  67. Mariana, al principio no sabía quién eras hasta que he mirado la foto: mi Emey querida. Me gusta tu nueva imagen. Nos vemos en estos ruedos virtuales. Un beso grande y un abrazo transoceánico.

    Alegre opinador, encantada también de verte. Los proyectos siempre se reflejan en este blog de alguna manera y los resultados no dependen de mí y se harán esperar unos meses. Todo a su debido tiempo. Un abrazo.

    Ramon, es que soy una formalista y, en plural, me sale el tratamiento. ¡Pero qué antigualla de amiga te has echado, jajaja! Y sí, la Maga era sabia e instruía muy bien a Rocamadour. Italia está ahí para mejor ocasión, qué duda cabe. Gracias por venirte a por unas cañitas. Besazos.

    Begoña, querida, aquí estoy de nuevo, con ganas de abrazaros a todos. Ánimo con las obras de tu estudio y bien sabes que me encanta pasar a estar un ratico contigo. Nos debemos un café, no se me olvida. Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  68. Bienvenida seas tú!
    Vete cuando lo necesites, vuelve cuando quieras, con la absoluta certeza de que siempre, siempre, estaremos aquí...
    Que se te quiere mucho, que es un lujo leerte y saberte.
    Tu lanita, la descastada.
    .-))

    ResponderEliminar
  69. Mariano, por aquí o por tu casa nos veremos. Salud.

    Ay, mi Lanita, la no descastada, qué gusto me da verte. También te quiero un rato, princesa.

    ResponderEliminar
  70. Hoy mi visita es más bien para decirte que voy estar ausente unos días debido a un viaje que tengo que hacer, no teniendo el gusto de pasar a visitarte hasta la semana del siete de junio en adelante, que me acercaré a dejarte mis huellas felinas a mi regreso, para que sepas que estoy de nuevo tu lado.

    Y por el mismo motivo esta semana ya me es impensable despedirte el tan codiciado fin de semana, haciendo presente desde aquí y en este momento.

    Estaré sin saber de ti unos cuantos días pero quiero que sepas que te llevo en mi corazón, con deseos de un pronto regreso para encontrarme de nuevo con tus letras la esencia que atesora tu presencia.

    Disculpame y no me olvides.

    Esta que siempre te ha apreciado.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  71. Isabel, me alegro mucho de tu vuelta por el camino del blog, espero seguir leyendo tus entradas tan entretenidas.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  72. Señora ministra, debe haber consejo, que hay muchos comentarios.

    ResponderEliminar
  73. Hola queriiiiiiiidaaaaaaa....!!!!
    Volviste!Me alegra que hayas cumplido tu trabajo (trabajo?)

    Volví... ( :( medio estropeada, buscando mimos)
    Pasaré seguido. Te extrañé.

    Baci dolci

    ResponderEliminar
  74. Mari Carmen, sé feliz y disfruta el viaje.

    Rosario, cuánto me alegra verte a mí también, Gracias por tu bienvenida y tus palabras amables. Un beso.

    Maríajesúsmaríajosé, hada y señora Ministra de los bolígrafos aéreos, voy a ver si consigo ponerme al día, que una reunión del Consejo es cosa de risa y, por tanto, inaplazable y de primera prioridad.

    Ni Nina querida, lo primero miles de besos y abrazos mimosotes; muchos, todos los que quieras, que para eso estamos las amigas. También yo me he acordado de ti. Baci sostenuto.

    ResponderEliminar
  75. Me alegra que estés de nuevo por aquí, aunque me sé uno de los afortunados de los que no te has ido nunca.

    Escribir como tú lo haces ha de ser siempre un placer en sí mismo.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  76. Hola, Jose, amigo mío. Gracias por la bienvenida y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  77. Me alegro muchísimo, Isabel, de que llevaras a buen puerto tu proyecto.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  78. Bel, qué alegría tu presencia.
    Acabé y estoy contenta. Cumplí mi parte y han sido muchas horas diarias (de diez a quince, según permitía el cuerpo).
    Los resultados no dependen de mí y se harán esperar unos meses. Pero, como digo en la entrada, me siento satisfecha, porque el camino ha sido precioso. Lo demás, es puro azar y no distorsiona la belleza de la que he disfrutado; esa nadie me la quita.
    Espero y deseo de corazón que tu proyecto vaya hacia delante. No te rindas nunca y no mires hacia fuera. En ti, se halla la respuesta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar