sábado, 30 de octubre de 2010

SIEMPRE MIGUEL

Miguel Hernández retratado por Buero Vallejo

Gozar, y no morirse de contento,
sufrir, y no vencerse en el sollozo:
¡Oh, qué ejemplar severidad del gozo
y qué serenidad del sufrimiento!

Dar a la sombra el estremecimiento,
si a la luz el brocal del alborozo,
y llorar tierra adentro como el pozo
siendo al aire un sencillo monumento.

Anda que te andarás, ir por la pena,
pena adelante, a penas y alegrías
sin demostrar fragilidad ni un tanto.

¡Oh la luz de mis ojos qué serena!:
¡qué agraciado en su centro encontrarías
el desgraciado alrededor del llanto!

(De El silbo vulnerado)

Porque hoy se cumplen cien años de su nacimiento, sólo por eso, porque nació, que no es poco, y nace cada día en los ojos que lo leen y crece en el corazón de quien lo escucha.

52 comentarios:

  1. Muy buen homenaje para un poeta cuyo final fue tan triste. La historia está para recordarla y aprender de ella.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, crece cada día en el corazón.
    Hoy no hacen falta acuerdos. Toda la red es un canto a su nacimiento.

    ResponderEliminar
  3. Merece hoy este recuerdo el poeta que levantó temprano el vuelo hacia la muerte; mejor dicho, le levantaron manos asesinas el vuelo hacia la muerte y, con ello, nos robaron a todos, los versos que no ha podido escribir.

    ResponderEliminar
  4. Los poeta como Miguel Hernández vivirán eternamente gracias a personas como tú, que recogieron su testigo para entregarlo de nuevo, y así el mundo pueda identificarse con sus versos por siempre.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Aunque los homenajes a Hernández ya empiezan a cargar, creo que hoy sí, hoy hay que recordarlo.
    Bs

    ResponderEliminar
  6. Mira, hoy merece la pena acordarse de Miguel Hernández, por eso todos los homenajes que se la hagan, me valen.

    Este soneto demuestra que a pesar de las penas y las tristezas hay que ser fuerte, integro, capaz, y seguir adelante, o seguir de pie.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué buena manera de empezar el día de hoy me dejas, Isabel. Creo que este sábado será distinto a los demás.

    Un fuerte abrazo.

    Jorge Andreu

    ResponderEliminar
  8. A veces la vida tiene paradojas curiosas. Hoy hace cien años que nació Miguel Hernández, un poeta y un hombre bueno.

    Hoy enterrramos a Marcelino Camacho, esencialmente un hobre bueno e, indirectamente, otro poeta.

    Ambos unidos por el mismo tipo de lucha, por cierta forma de entender la dignidad, no ya del obrero o del comunista, sino del ser humano. Por eso su obra trascenderá más allá del tiempo, más allá de nuestros homenajes.

    un beso.

    ResponderEliminar
  9. Isabel. A mi modo de ver, uno de los mejores títulos, y que resulta ser un verso infinito, de la poética en castellano, y mira que los hay preciosos, es esta sencillez profunda:

    EL RAYO QUE NO CESA

    Cinco palabras que lo expresan todo. Me adscribo a todos los significados que suscitan en mi.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hace cien años una estrella bajó del firmamento, aquí su camino fue muy corto,corrían malos vientos, pero allí, donde la maldad del ser humano no puede alcanzarle, allí, brillará para siempre.
    Me uno a tu homenaje querida Isabel.
    Bicos

    ResponderEliminar
  11. Isabel, prezada.
    Bela maneira de iniciar-me no sábado!
    Gracias!

    ResponderEliminar
  12. Estupendo poema, que no sé si lo habré leído antes, pero que tiene toda la belleza de su autor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por recordarlo Isabel..... a pesar del bombardeo leerle reconforta muchísimo

    y en efecto dos hombres buenos se fueron

    Besicos guapa

    ResponderEliminar
  14. :)

    "Oh, la luz de mis ojos, que serena"

    Creo que él representa todo lo bueno y lo limpio que pueda haber en el hombre. Un beso, Isabel

    ResponderEliminar
  15. No sólo por su dimensión de poeta y de hombre comprometido, sino tambiém por su enorme dimensión de poeta auténtico y vivo -por encima del tiempo y de su desaparición física que fué un asesinato- que refleja entre otros este poema que presentas, se merece el homenaje que hoy muchos le estamos haciendo.
    Un abrazo. Me alegra poder volver a entrar a tu Cobijo. No te sientas comprometida: se va de visita cuando apetece y si se puede.

    ResponderEliminar
  16. Veo que hoy, hemos coincidido querida Isabel...
    Yo soy de Miguel Hernández con o sin homenajes..
    Besicos.

    ResponderEliminar
  17. Me sumo, nos sumamos, y alzamos las voces del homenaje y de la presencia.

    ResponderEliminar
  18. Hermoso homenaje amiga, yo tampoco pude pasarlo por alto...

    abrazos

    ResponderEliminar
  19. Su dura vida, y larga muerte ,hizo crecer aun mas sus poemas y trasladarlos al universo para la eternidad.

    Gracias Isabel , por este homenaje al POETA.

    No hay peor arma que la plabra , para los intransigentes...y....

    Un gran beso

    Andres

    ResponderEliminar
  20. Casi no me quedan palabras por decir Isabel.
    Que me encanta tu entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Y ahora que me fijo, Isabel, qué coincidencia la nuestra también con el adverbio... Siempre, Miguel Hernández.

    ResponderEliminar
  22. Siempre presumo diciendo que Miguel era mi primo, llevamos el mismo vulgar apellido, y con eso quiero decir que sus poemas forman parte de mí y también de todos los que amamamos la poesía,la buena poesia que brota libre y de lo más hondo, sea cual sea el apellido de quien así lo sienta.

    Gracias por tu homenaje, Gracias Miguel por seguir vivo entre nosotros.

    Un abrazo Á

    ResponderEliminar
  23. Gracias por tan bella entrada, y por iluminarme más con ella.
    Muchos besos y abrazos con toda el alma, Isabel, con toda el alma.

    ResponderEliminar
  24. Ese retrato tiene una fuerza espléndida. La mirada nos trae sus ganas de vivir, su sensibilidad. La muerte injusta cortó a la Poesía de un escritor inmenso.
    Besos, querida Isabel

    ResponderEliminar
  25. Espléndido homenaje a alguien que no morirá nunca gracias a sus maravillosos versos... Besin amiga

    ResponderEliminar
  26. Saber vivir en el ojo del huracán, jardinero de sus rosas, agraciado en el alrededor del llanto.
    A pesar del dolor, Miguel Hernández supo agradecer la ocasión de dar a otros la luz de la palabra y la poesía.

    El valor de la palabra nunca se aprecia tanto como cuando las armas hablan y se fusila la razón.

    ResponderEliminar
  27. fantastico soneto.
    fantastica la pluma de Miguel(poco reconocido en nuestra España, como todos los grandes de la literatura)

    ResponderEliminar
  28. Dame los cuatro primeros versos y te regalo todo el paisaje del noroeste murciano.

    "la belleza como moneda de cambio" Poemario de Perich

    Jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  29. Todo el mundo homenajea al poeta, haciendose eco de sus poemas,bellismos!!

    Mil gracias por traerlos a tu cálido rincón.

    ResponderEliminar
  30. Hoy le recordamos hasta las cabras.

    ResponderEliminar
  31. Espléndido homenaje en el recuerdo.
    Maravillosa poesía.
    Alma buena y generosa que perdurará generación tras generación, por su nobleza y lealtad.



    Grácias.

    ResponderEliminar
  32. La permanencia en la memoria, sea el día que sea.

    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Merecido homenaje a este gran poeta, para que nunca quede en el olvido, Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Un bello soneto para un homenaje de un gran poeta.

    ResponderEliminar
  35. Exacto: era un genio. Menos tu vientre... ^_^

    ResponderEliminar
  36. Que buena manera de recordar el pasado para hacerlo presente!°

    Saludos!°

    ResponderEliminar
  37. Es triste la forma en que le dejaron morir. Me uno a su homenaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Hola, Isabel:

    Has hecho un bonito homenaje a este gran poeta, (mi poeta preferido), yo creo que no se ha muerto, porque sigue entre nosotros vivo con sus poemas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. "y llorar tierra adentro como el pozo"

    un verso que inscribir en la honda perplejidad que somos, para ayudarnos a comprender y llegar a la otra orilla.

    Miguel Hernández siempre afirmó la vida y ése también es su legado.

    abrazo

    ResponderEliminar
  40. Esta es la memoria que yo más aprecio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Como le dije a Alma, ese retrato me mira desde mi libro de literatura del instituto (aunque este cerrado) y de fondo las voces de Jarcha.
    Isabel, besos.

    El blog y una fiesta con muchos amigos invitados...

    ResponderEliminar
  42. Merecidísimo homenaje a este Miguel que dijo llamarse barro. Su poesía llega al alma porque está llena de alma, honda como ese pozo al que hace mención, y dolorida. Besos.

    ResponderEliminar
  43. "Manantial casi fuente: casi río
    fuente, ya casi mar casi río apenas;
    mar casi – casi océano de frío.
    Principio y Fin del agua y las arenas.
    Casi azul, casi cano, casi umbrío,
    casi cielo salino con antenas,
    casi diafanidad, casi vacio
    casi lleno de arpones y ballenas.
    Participo del ave por el trino;
    por la proximidad, polvo, del lodo
    participas, desierto, del oasis,
    distancia de la vena del camino:
    por la gracia de Dios -¡ved!-, casi todo.
    Gran-Todo- de- la-nada de los oasis."

    Querida Isabel, me ha encantado este recuerdo a nuestro gran poeta. Me añado y escribo este poema suyo que canto con mi coro y que cada vez que lo hago vibro de emoción. Gracias. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Vengo de ver el dibujo en otro blog. Esos ojos viven.
    Y el poema es una`preciosura, y un empujoncito para salir del dolor.

    ResponderEliminar
  45. Siempre Miguel, en sus versos y su historia.

    Gracias, Isabel.

    Besitos

    ResponderEliminar
  46. Merecido homenaje a un poeta del pueblo.

    http://www.poesiainter.net/mh36020.htm"/

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  47. Amiga Isabel, tarde, pero espero que oportunamente, vengo a visitarte, procedente del blog de Fernando Manero, que también rinde homenaje a este poeta del pueblo, de todo el pueblo, que es lo bueno del asunto.
    Tengo la suerte de tener que explicar una antología de su poesía a mis alumnos y alumnas de segundo de Bachiller, y eso me dará la oportunidad de emplearme en su análisis y en avanzar un punto más en su aprecio. Quizás más adelante le dedique algo, por no coincidir con tantos estupendos homenajes que se le rinden ahora mismo. Abrazos y besos. (Tenemos que quedar un día de estos, ¿no?)

    ResponderEliminar
  48. Muchísimas gracias a todos por comentar, porque es cierto eso que leo en tantos blogs sobre lo que alimentan los comentarios. Yo añadiría, además, que dan calor, confianza y fuerzas para seguir adelante. También, y esta es una de las facetas que más me gusta y admira, los comentarios nos dan nuevas visiones de lo expuesto, lecturas diferentes, miradas originales que amplían y perfeccionan las palabras inicialmente vertidas.

    Es la primera vez en todo el tiempo que lleva abierto este blog que no contesto de forma individual a cada uno. Y en unos días, este cobijo cumplirá un año, por lo cual me siento extraña, como si fuera una maleducada; pero mi falta de respuesta no es debida a que me haya vuelto arisca o salvaje. Como a todos os habrá ocurrido en alguna ocasión, últimamente me falta tiempo hasta para lo más esencial. No existe otro misterio, así que me gustaría que esta entrada fuera la excepción que confirma toda regla.

    Eso sí, cómo he devorado vuestras líneas, cómo me han acompañado, que una cosa es no responder a cada uno y otra bien distinta no leer con auténtica fruición y devoción.

    En el caso de esta entrada sobre Miguel Hernández, poco podemos añadir a sus sublimes palabras. Ha sido muy emocionante comprobar como decenas de blogs, de forma espontánea, rendían homenaje al poeta de Orihuela. Como emocionantes han sido los comentarios aquí vertidos y los leídos en otras casas. El poeta vive en sus palabras y en los corazones que lo recuerdan. Es auténticamente reconfortante.

    Abrazos y voy a por otra entrada. Ruego a los dioses de las ondas para que me sean propicios y pueda responderos y visitaros tal y como merecéis.

    ResponderEliminar