lunes, 6 de diciembre de 2010

A VUELTAS CON ESTO DEL BLOG

Calle de Grazalema, de Luisa Navarrete

Comienzo a escribir estas líneas cuando el día surge al otro lado de los cristales, en ese intervalo mágico entre la luz y la sombra, donde el mundo casi parece un bostezo exhalado por la oscuridad. Son minutos donde todo es posible, donde se siente de nuevo la ilusión del estreno, como si la aurora trajera consigo la promesa de que en el día se cumplirán todas las expectativas, como si esa aurora borrara en su luminosidad creciente las numerosas decepciones. Miro el trozo de horizonte asignado por los marcos de mi ventana y concluyo que es hermoso. No es inmenso, no es bellísimo, pero es el mío, mi mínima dosis de paisaje, mi pequeña porción de cielo.


Mientras contemplo encantada la afirmación del día y trazo planes para exprimir de él hasta la última gota, medito sobre esto del blog (qué poco me gusta esta palabra que tiene ecos de atragantada). Se ha convertido ya en algo habitual en mi vida, una nueva forma de relación social que, llevada al extremo, agota y consigue que la vaciemos de sentido. Además, en los últimos días, amigos excepcionales huyen en busca de un respiro (Thornton, Luisa Navarrete o Jose Zúñiga, por ejemplo). Los entiendo y comparto su saturación de virtualidad, su cansancio por haber otorgado a la pantalla del ordenador el protagonismo de su vida. Este mundo tiene serios peligros si no se lo dosifica. Queremos llegar a todo y a todos, pero cuando las relaciones crecen y las demandas de atención son excesivas, el estímulo continuo acaba por agotarnos. Entonces, nos miramos al espejo interior y nos preguntamos por los frutos de nuestros días. Si la respuesta es sincera, nos hace estremecernos y nos impone reaccionar.

Obra de Luisa Navarrete

Muchas buenas personas, en el intento de ser justas e igualitarias, se inmolan a sí mismas, pues estiman que si no llegan a todos no deben llegar a ninguno, incluido el propio blog. Reconozco que también he actuado así y que cada día me escondo más, sin anuncios, sin adioses, que no me gustan los compromisos asfixiantes y, como todos, tiendo a ser lo más feliz posible, desatando nudos y abriendo caminos que me ensanchen y que no me constriñan. No somos omnipotentes y, por supuesto, nuestro tiempo no es infinito ni nuestra capacidad la de un héroe.


Mentiría si dijera que no me gusta tener un blog. Hoy, como hace poco más de un año, cuando lo abrí, le veo una gran utilidad. Considero que es un vehículo maravilloso que me permite verter al exterior algunos de mis escritos. Escribo desde que tengo uso de razón y pierdo las fuerzas y la fe si intento luchar por sacar mi escritura en un mundo editorial que no entiendo a qué criterios responde. Supongo que debería ser más dócil y acatar las normas de mercado, investigar los vericuetos y laberintos que llevan hacia lo que todos tildan como éxito. Pero admito mi torpeza en la materia, ya que me interesa escribir y me he perdido siempre en las señalizaciones de las autopistas y carreteras que teóricamente conducen al estadio de escritora. De ahí que, para no dañar susceptibilidades, me defina como alguien que escribe, un ser que traza palabras, las engarza, inventa tramas, acude a los brazos maternales de la poesía y, en ocasiones, roza la belleza. Con ese roce, encuentro la justificación a la perseverancia en la literatura, porque la belleza es algo más que una palabra de perfiles estéticos, ya que no existe estética sin ética y viceversa.

Obra de Luisa Navarrete

A vueltas con esto del blog, en mi caso le encuentro grandes alicientes, ya que llevo visos de permanecer inédita ad aeternum. El blog me ha permitido publicar e, incluso, conocer lo que provocan mis escritos en quienes me leen. Con él, he conocido a gente encantadora que me ha enriquecido muchísimo. Además, se me han abierto cauces de expresión que estimo enormemente. Pero mentiría si no admitiera que al blog y su mundo virtual adyacente hay que ponerle coto, un freno para que no invada toda la vida. Es muy fácil meterse en una espiral adictiva que no lleva a ningún lado, excepto al cansancio, a la hartura y a la falta de creatividad, pues el blog tiende a crecer y se multiplican los blogs que hay que visitar, las personas sensibles a las que hay que atender y un largo etcétera que supongo que no necesito precisar con detalle. A uno puede gustarle mucho un plato, pero si lo come a todas horas y en todas las ocasiones en que toca alimentarse, es más que probable que acabe saturado y harto.


El freno de Thornton –un hombre culto y vital que precisa tiempo para sus aficiones y su propia vida–, el freno de Luisa Navarrete –una artista de los pies a la cabeza que precisa tiempo para ser persona y no ente cibernético–, el freno de Jose Zúñiga –un poeta magnífico y energético–, se unen en mi mente a mi propia meditación sobre este mundo virtual, a mi cansancio indudable por tanta atención permanente, a mi absoluta imposibilidad de acudir a tantos rincones encantadores, a mis reproches por sisarle el tiempo debido a la escritura. Para mí, el blog era un espacio de ocio donde pasaba un rato agradable, aprendía y compartía; pero, ahora, empieza a ser una pesada carga, una criatura monstruosa que pretende engullirse todo mi tiempo libre.


Concibo el blog como un pequeño recinto personal donde verter lo que estime conveniente y donde reflejar lo que me dicte el deseo de cada momento. Desde que abrí mi cobijo en noviembre del año pasado, he pasado por muchas fases, pero, junto con la alegría y el regocijo, siempre ha aparecido el cansancio y la necesidad de apartarme cada pocos meses para sentirme yo misma. He cambiado muebles y he redecorado el espacio varias veces; incluso, pasé una fase comunitaria y colectiva; pero el espíritu que anima esta página es idéntico desde el principio: la literatura. No debo ir en contra de ese espíritu, está claro, y será la propia literatura la que me indique el camino correcto, no consideraciones ajenas a este espíritu, como el tiempo que haya entre entrada y entrada y otros imperativos que en mi caso no funcionan. Soy agradecida con todos aquéllos que han tenido palabras y gestos amables conmigo, pero creo que eso no debe implicar nunca un vasallaje. Cada uno tiene sus propios ritmos, sus privativas premuras y sus particulares imprevistos y circunstancias vitales. Que cada uno las atienda desde la libertad, que no es cosa en la que me meta; pero que nadie me pida que mi ritmo sea el suyo, lo mismo que jamás he pretendido que el mío sea el de los demás. Reconozco que soy una persona individualista y que me gusta ir a mi aire, sin sujeciones que me constriñan ni imposiciones que hipotequen mi tiempo, mi escaso gramo de tiempo. Si he de mantener mi blog, será a costa de mantener mi libertad. Si el blog me constriñe, se acaba el blog, lo tengo claro. Y como deseo mantenerlo sin perder las alas, tantearé estrategias que me permitan no sentirme esclava. Creo que, incluso, y a pesar de lo difícil que lo veo de principio dado mi carácter, no contestaré por norma a los comentarios, excepto en supuestos que lo considere preciso. Ese tiempo bien puede emplearse, de forma más magnánima, en visitar algunos blogs.


Quien aquí llegue será siempre bien recibido, porque agradezco muchísimo un comentario; pero quiero que sepáis que entiendo a la perfección que no os acerquéis, que no comentéis o lo que os venga en gana. Cada uno lleva su historia y tiene sus fases y momentos. Porque ahí existe otra clave: los momentos de las personas no son siempre los mismos, ya que no nos sentimos igual de cómodos o expresivos en todas las situaciones o en todos los temas. A veces, somos más sociables, a veces necesitamos silencio absoluto, a veces hablamos como cotorras, a veces nos mostramos sin mesura, a veces nos escondemos con ahínco… Todas son manifestaciones nuestras, todas nos conforman y ninguna nos define absolutamente, pero en la combinación paradójica es donde realmente somos. Quien no admita la multiplicidad de matices, no me entenderá.


Obra de Luisa Navarrete

Para concluir, termino con este ya largo desahogo que intenta poner orden en mi mente cuando el sol ya ha caído hace un tiempo. La oscuridad se ha tragado mi mínimo paisaje en un segundo y sólo las luces atestiguan el entorno inmediato. Este escrito quedó a medias, como tantas cosas en la vida, por otras urgencias perentorias. Ahora, tras contactar con Luisa Navarrete para pedirle permiso por el uso de sus obras, estas hermosuras que acompañan la entrada, sólo me queda despedirme. Luisa tiene duende en sus manos, captura los gestos con una precisión pasmosa, habla en los ojos y ríe en los labios de sus retratados, pero también llora en sus lágrimas y se alza en sus puños contra toda la injusticia del mundo. Ella lo pinta todo, incluso a cualquiera de vosotros que se lo encarguéis. A quien le guste la pintura le aconsejo que pase por el blog de Luisa. La contemplación de su arte nos dará una respuesta sobre la magnífica labor de los blogs.


Estaré bajo mínimos durante una temporada. Como a mis amigos Thornton y Luisa Navarrete, me llama la vida, la lectura tanto tiempo demorada, el roce benéfico de los rayos de sol, la escritura siempre pendiente, que requiere tiempo y soledad. No me voy, pero estaré de otro modo, porque sin libertad no existe estancia verdadera ni convivencia perdurable.

Autorretrato, de Luisa Navarrete
 

76 comentarios:

  1. Asomada a este cobijo me quedo en libertad,ya sabes en mi ventana me tienes...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Ay, y cuando quieras una tarde nos tomamos un café. Hablamos

    ResponderEliminar
  3. Me parece estupenda tu decisión querida Isabel... yo seguiré estando pendiente de tus maravillosos escritos contestes o no... y siempre estaré atento a tu ventana... visites o no la mía... Se feliz.. Besin

    ResponderEliminar
  4. Qué decirte, Isabel, hace algún tiempo tomé la misma decisión y con pena dejé de contestar mis comentarios. Ahora ando, como tú, intentando que sea un entretenimiento que no me engulla y, sobre todo, que no me imponga.

    Besos al por mayor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Isabel por darle alas a mis pinturas, la libertad es algo que nunca debemos perder .

    Besos libres y desataos

    ResponderEliminar
  6. Si es lo que necesitas, adelante! Tú eres la única dueña de tu blog, y yó voy a respetar siempre tus decisiones. Lamentaré, eso sí, dejar de leerte justo cuando comenzaba a acostumbrarme a tus certeros y amables comentarios.
    TE deseo lo mejor.
    Un fuerte abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  7. Tus prioridades son eso, tuyas. Un beso y ya sabés que de este lado del charco hay un lugar para tomarnos un cafecito.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Isabel....cuando llega el agobio lo mejor que puedes hacer es ser tan sincera y marcar tus ritmos. Te descubrí hace poco y me encanta leerte, como a otros muchos, pero te confieso que esas"normas no escritas" del tu me visitas yo te visito, no van conmigo. Entro a muy pocos blogs, marcando mis tiempos, porque me gusta leer en profundidad lo que se ha escrito por los demás, y no comentar con el principio o fina sólo leído que he observado hacen muchos. Esos compromisos no llevan a nada, en todo caso al hartazgo. Lo importante es disfrutar de la lectura y sentirse en libertad de comentar o no, de seguir o no....Apoyo tu decisión, y te agradezco tu sinceridad manifestada de una forma tan bella como siempre.
    Mil estrellas de luces, alegría y esperanza

    ResponderEliminar
  9. Haces bien, amiga. No tiene porque haber compromisos. Yo hago entradas muy espaciadas y sigo realmente muy pocos blogs: alguno de los que sigo a rajatabla, ni me sigue, ni comenta en el mío. Nunca he entendido como podíais abarcar tanto los que tenéis muchos seguidores y comentarios.
    Un abrazo... y sólo disfruta.

    ResponderEliminar
  10. Es sorprendente lo bien que expresas lo que los demás sentimos. Eres al papel lo que Luisa con los pinceles.

    Me gusta visitarte así (así es como siempre lo he hecho) y me gustan las visitas auténticas a mi blog (así es como me ha parecido que tú venías a verme).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Isabel, opino lo mismo que tu respecto al blog, por eso me parace fenomenal tu decisión. Hace tiempo que lo comparto con otras aficiones, el cine, la lectura....
    Seguiremos en contacto a nuestra manera.Cuenta siempre con mi amistad y mi cariño.

    ResponderEliminar
  12. "...intervalo mágico entre la luz y la sombra", dices, o ese momento en el que el dolor y la soledad alcanzan su maxima .

    No te agobies por el blog. Te comprendo perfectamente.

    Primero ERES TU.

    Un enorme abrazo, y aqui estoy para lo que necesites...

    Animo y besos.

    ResponderEliminar
  13. Me parece bien tu decision tu deves decidir lo que tines que hacer.
    Yo seguire estando pendiente a tus escritos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Querida, el blog es éso que describes tan bien: un refugio, un escondite, un cuaderno donde volcar lo que se siente. No debe haber presiones ni obligaciones, si nó pierde belleza, frescura y su gran norte, que es la conexión profunda con los otros (y con uno).

    Te abrazo y siempre que quieras ir y volver, sabremos esperar tus tiempos.

    ResponderEliminar
  15. Isabel...las decisiones son solamente tuyas o deben de serlo...Ves a tu ritmo, respira, haz lo que creas conveniente...
    Despues de haberte conocido seguirá siendo un placer seguir la lectura de tus entradas al ritmo que tú decidas...
    Te entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar
  16. No hace falta que te diga que repetiría lo que ya te han dicho si me explayara... Pero desde luego estoy totalmente de acuerdo, o mejor aún, soy acorde con esta reflexión tuya porque desde el principio del mío me lo planteé así, escribo cuando algún tema concreto me pide que lo escriba, algunos sé que me gustaría tratarlos, pero no lo hago hasta que no siento esa urgencia o esa rabia en el estómago que me hace ponerme y no parar hasta darle fin. A veces envío correos a un grupo de amigos y conocidos (léase en neutro) y a veces no; la mayoría de la gente opta por la ordenación de sus listas de blogs en razón de su actualización, así que en realidad cuando hago una entrada nueva aparece de inmediato en la primera posición en las listas de blogs de los que me tienen enlazado, como en el mío van apareciendo las vuestras (esta tuya es la primera en el mío ahora mismo, a la 1:50h ya del 7 de diciembre)... Creo que todo lo demás es adyacente: no te quiere más o te lee con mayor interés quien deja comentario que quien no, en fin, lo que decía, que no voy a repetir lo que tú misma y las/os comentaristas anteriores ya habéis expresado soberana y sobradamente bien... Un beso grande!

    ResponderEliminar
  17. Hasta luego amiga y sabes tienes tantísima razón,cariños duraderos.

    ResponderEliminar
  18. Te dejo un abrazo. Yo en esto del ciber-espacio apenas atiendo justamente el blog, porque me sirve ademàs para ir publicando mis poemas que luego recopilo por acà y por allà...pero huyo como alma endemoniada de las demas redes sociales, que son realmente una droga...

    mis saludos y total comprensiòn...à bientôt
    amiga...

    ResponderEliminar
  19. Di que sí. Que no hay ningún compromiso en contestar a todos los comentarios. (Creo que esto ya te lo he dicho, quizá tocaste el tema antes): que eres extremadamente educada y chica eso tiene que agotar.
    Esto es como subir una montaña, cada uno a su ritmo, si no te asfixias.
    Y no te digo más, que los comentarios taaannn largos tb. agotan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Es verdad, hay que tener cuidado para que no nos absorba la "educaión" mal entendida, e inmolemos con ello aquello que nos llevó a empezar a escribir.

    agradezco tu reflexión. Un abrazo Á

    ResponderEliminar
  21. Te comprendo perfectamente. Siempre lo he pensado cuando he visto blogs como el tuyo, con un número elevado de comentarios RESPONDIDOS. Este hecho me ha sorprendido y me ha dejado pensando sobre el tiempo y esfuerzo que se invierte en esa tarea.

    Yo visito y dejo mi comentario en muchos blogs independientemente sea respondido o no. Y me gusta responder en el mío porque son poquitos y se controla bien. Pero aún así, también a veces siento eso de lo que hablas.

    Besitos de madrugada en plena libertad

    ResponderEliminar
  22. Isabel muy lindo tu trabajo, espero aprender un poco a navegar por este medio
    gracias por tu lindo comentario
    feliz navidad

    Liliana

    ResponderEliminar
  23. El respeto ante todo.

    Es ideal poder compaginar un camino y el otro.
    La actividad y el descanso hace que nazcan nuevas flores.



    Unh abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Querida Isabel, tú sabes perfectamento lo que yo siento al respecto puesto que lo hemos hablado en varias ocasiones. Y sabes que comparto contigo todas y cada una de las palabras que incluíste en esta entrada.
    En cuanto al hecho de ser escritora es algo que me he cuestionado bastante y la respuesta a la que yo he llegado es que aquel para quien la escritura es una parte fundamental de su vida y hace de ella su más digno oficio es, a mi forma de ver, escritor. Escribirá bien o mal, eso ya es otro cantar. Hay buenos y malos arquitectos y no por ello dejarán de ser arquitectos. Por qué castigarnos con ese tema de que sólo seremos escritores en la medida en que nos reconozcan como tales o nos publiquen un libro? Incluso quien haya estudiado magisterio y nunca haya ejercido si le preguntas que profesión tiene te dirá que es maestro, aún veinte años más tarde. Yo soy escritora. Y tú también. Y muchos más de la blogósfera. Y muchos que han publicado y otros cientos que no. Quien sienta que lo ofendo o que peco de poco humilde lo lamento porque esto es todo lo contrario, sacar todo el romanticismo del hecho de ser escritor y definirlo sin ese halo superior que le hemos dado. Uno escribe para vivir y por ende es escritor. Ya los demás se encargarán sin lugar a dudas de decir si lo hacemos bien o mal. Pero incluso aquellos que escriben/mos regular, no dejaremos de escribir por ser catalogados como miserables. Es más fuerte que nuestra voluntad.
    En tu caso Isabel, creo que hace tiempo puedes considerarte escritora, Poeta.
    Un beso enorme y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  25. Descansa y a tu ritmo...por aquí seguiremos al cobijo del cobijo que desprende calorcito y olor a pan recién horneado, a flores, a campo y a libertad....un besote enorme Isabel.

    ResponderEliminar
  26. Como cualquier revolución, aunque suponga unos cambios impensables y extraordinariamente positivos, también supone el desarreglo de algunos aspectos que con el tiempo vamos poco a poco ajustando. Estamos viviendo una muy importante, los más funcionales sacarán provecho sin más; los que como tú son SENSIBLES, necesitan algo ás de tiempo para ese proceso.
    Dosifícate y sigue creando belleza.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Cara Isabel, prezada.
    Os pontos mutantes do subjetivismo são nossa base para continuar; mundam as linguagens, porém é proibido mudar nossa viagem!
    Espero que o ticket já esteja comprado e a paisagem seja a melhor possível!
    Estou no aguardo.

    ResponderEliminar
  28. Una reflexión profunda que muchos nos hacemos a diario pero que no sabemos expresar con la belleza, la poesía y el acierto con que tu lo haces, querida Isabel.
    No hay diferencia entre "la vida virtual" y lo que llamamos "vida real".

    Es simpel y llanamente nuestra vida, con diferentes enfoques y en donde la tecnología nos ha propiciado el acercarnos a una serie de personas que de otra manera nunca hubieramos conocido.

    Dosificar, palabra que nos afecta a todo para conseguir un equilibrio, no te parece?

    Siempre un placer leerte y cuando estás mucho tiempo fuera, añoro tu pluma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Lo que has decidido que sea porque así lo crees mejor. Sé libre, que estaré contigo allá cuando y donde quieras llamarme.

    besos

    ResponderEliminar
  30. La verdad es que, no tendrías por qué explicarlo. Pero tu explicación, lúcida como vos, viene a poner luz en el túnel.
    Es evidente que, en la mecánica blog, la escritura termina perdiendo espacio, a manos de un "toma y daca" vertiginoso. Que yo te doy pero vos me das luego.
    Me gusta comentar y que me comenten. A veces, me gusta comentar frivolidades. Pero lo mejor que me dio el blog es, paradójicamente, esa posibilidad de parar la pelota y reflexionar. Como, por ejemplo ayer, con una entrada de Stalker, que no se puede leer rápidamente como si fuese un versito intrascendente. Esa, considero es la riqueza. Haber profundizado, en tu blog, por ejemplo, en la vida y la escritura de Miguel Hernandez.
    Y, paralelamente, conocer gente maravillosa. Pero hay que entenderlo: el tiempo no es eterno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. querida Isabel siempre he pensado que el blog ha de ser una opción ,no una obligación ,por eso cada uno debe marcar el ritmo que quiere llevar a la hora de actualizar.
    Estaré por aquí esperando tus entradas ,ya que siempre es un placer leerlas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  32. Te entiendo Isabel, cuando veo todos los comentarios que tienes, entre ellos el mio, pienso, yo me volvería loca.
    Busca la luz y la tranquilidad y haz lo que a ti te venga bien. Nosotros siempre estaremos aquí, de una manera o de otro. Eres una mujer maravillosa y a mi me encanta pasarme por tu blog y leer tus historias. Un agarimo moi grande e moitos bicos
    P.D. A veces también te pasa como a mi hoy, que es el tercer comentario que te escribo, pero que Internet se ha peleado conmigo y cuando la mando Internet no funciona, socorroooooo. No quería irme a trabajar sin dejarte mi animo.

    ResponderEliminar
  33. Querida Isabel, cuando las cosas se convierten en una carga, es mejor liberarnos de equipaje. Y pensar si lo hemos querido apretar demasiado.

    Yo llevo dos años y medio con mi blog y hubo un momento en que también me planteé lo mismo que tú, cuando el blog comenzó a crecer. Pero en mi caso no he llegado todavía al mismo nivel de cansancio o agotamiento. Por un lado, ahora posteo menos, de tres días he pasado a cuatro. Por otro, raramente contesto los comentarios, pues lleva mucho tiempo. Y finalmente, sigo los blogs que puedo, cuando puedo, si puedo. Jamás quise que se convirtiera en una obligación.

    Plantéalo diferente, ilusiónate de nuevo, porque tu blog es de los fundamentales. Un blog es expresión en primer lugar, No dejes de expresarte. Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Tienes razón en tu planteamiento, lo comparto. El blog puede convertirse en un agujero negro que nos absorbe la vida; por eso hay que darle el tiempo que deseemos darle, no más; es una devoción, no una obligación. Entiendo perfectamente tu decisión; no estoy yo lejos de tomar la misma. Pero espero que levantar el pie del acelerador no signifique que aquí se acaba este viaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  35. He intentado por varias veces darle un giro a mi blog, y cuando lo he hecho ya no parecía en mio y vuelvo a darle su idea orginal, quizás no sea la más acertada pero si con la que me me siento más a gusto, el día que me aburra se acabó pero mientras disfrutaré seguiré adelante, un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Hagamos lo que la vida y sus circunvoluciones (que la mayor parte de las veces ni entendemos) nos demande. Te comprendo muy bien. Yo hasta he pensado en publicar lo que me gusta, cerrar los comentarios y visitar cuándo y a quién quiera y pueda...todo se andará.
    Un abrazo bien grande

    ResponderEliminar
  37. me parece fantastico. aqui aguardaremos para cuando tu quieras regalarnos tu presencia.
    un beso

    ResponderEliminar
  38. Hay un tiempo para cada cosa y nada permanece igual, el cambio es necesario para avanzar. Tu te has dado cuenta de que te estabas encadenando y has reaccionado. Te entiendo perfectamente. Te seguiré visitando, o no, quien sabe, todos tenemos nuestras etapas. Eso no importa, lo importante es que hemos aprendido unos de otros, que nos hemos encontrado y que seguimos adelante, cada uno por su camino que solo él puede recorrer.
    Te doy las gracias porque fuiste una de las primeras personas que empezaron a comentar en mi blog y con tu lucidez y tu simpatía me ayudaste y me alegraste muchas veces. Y como no, las gracias por compartir tus textos que me han enriquecido como persona.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  39. Querida Isabel:

    es lógico sentirse desbordado cuando un blog medra tanto que excede toda posibilidad de tiempo y espacio. Es un pequeño universo que se expande en ondas concéntricas, y si no se le pone coto, se vuelve voraz, incluso amenazante.

    Creo que tomar cierta distancia y cultivar cierta "oblicuidad" (aunque cuando estés seguirás siendo plena, estarás "a quemavida") es una actitud sana: conviene reflexionar y re-flexionarse sobre uno mismo, oír crecer nuestro tallo vivo, dentro, impugnar toda servidumbre o hipoteca.

    En mi caso te comprendo perfectamente porque el blog me lleva muchísimo tiempo, y no sólo las entradas (algunas me ha llevado días confeccionarlas) sino también los comentarios. La entrada sobre el sistema educativo resultó agotadora, por ejemplo: y ello porque me gusta responder prolijamente, descendiendo al detalle y apurando los argumentos. Para mí la hospitalidad es eso, pero también puede resultar agotador.

    Sobrevolando los comentarios precedentes, se percibe un cariño inmenso hacia ti, que me hace poder afirmar lo siguiente: cuando estés, serás cuidada; cuando no estés, también serás cuidada.

    Es muy sencillo: eres como una niña campesina: despues de regalar la cosecha, dejas el campo un tiempo en barbecho. Una soledad para urdir el tiempo, y que la trama vuelva a vibrar...

    Y es hermoso así

    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  40. Pues, tienes mucha razón. He pensado y decidido -al menos eso creo- en su momento igual que tu, y al cabo de un tiempo he vuelto a este mundo blogger con una bitácora nueva entre los dedos. Ojalá, que el descanso no sea demasiado prolongado y debamos esperar mucho tiempo para deleitarnos nuevamente con tus textos.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Comprendo y suscribo la totalidad de sus reflexiones, querida Isabel.
    Y quiero que sepa, que desde frío Norte, mantendremos vivo el rescoldo de su recuerdo.
    Besote.

    ResponderEliminar
  42. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  43. Es la segunda vez que intento comentar...¡estas tormentas...!
    Pues te decía, que cuando abrí mi blog hace 5 años pensé que nadie me leería porque era (y es) un desahogo personal. Luego cuando vi que me leían desde sitios impensables para mí, fue un corte. Me dio algo de vergüenza que enseguida superé y hasta la fecha.
    Todos no podemos ser Vargas Llosa, eso está claro.
    A mí me gusta como escribes tú Isabel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. En tu espacio, con tu tiempo, en tu vida, sé libre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Isabel querida,
    ¡cómo te entiendo!
    La tentación es estar haciendo una entrada a cada momento, no por lecturas ni otros almacenamientos sino porque vivimos en un mundo... ¿digital? Eso dicen, pero yo sigo siendo analógica (mentalmente hablando), lo que me lleva a... irradiaciones varias. En fin, que no se trata de añadir argumentos a la desesperación.
    Yo creo que lo mejor es contenerse/limitarse. Por ejemplo, a mí me gustaría hablar más de la "res pública", pero no es mi terreno (propiamente dicho, entendido con rigor, por más que como ciudadana... estallo una y otra vez: ¿Cómo hablar de Wikileaks y la caza y captura del nuevo libertario?), y de mil otras cosas. De hecho, "pienso" docenas de entradas posibles que jamás llegan a existir...
    Y lo que peor llevo es la imposibilidad de corresponder.
    Contigo, en particular, me siento mal, porque acudes puntual a mis entradas y yo... al entrar en tu Blog y ver que 83 almas (o más) ya han opinado...
    Añádele mi dependencia en este terreno.
    Porque tu Blog es bonito, pero el mío da pena, la verdad.
    Kisses!

    ResponderEliminar
  46. Comparto tu reflexión tan clara y profunda que tú la expresas magistralmente…todos necesitamos nuestro tiempo pero sin sentirnos atados o agobiados por no poder contestar a tantos amigos dejando en el olvido tantas otras cuestiones o hobbies.
    Un enorme beso

    ResponderEliminar
  47. Mi querida Isabel, lo primero que deseo es decirte que seas feliz. Y que la libertad cumple una función importante en este hecho: sé libre y sé feliz. Lo segundo que me gustaría añadir es que siempre te leo como la gran escritora que descubrí a través de la red, para mi fue suficiente y me bastó, simple y llanamente me cautivaste.Cómo también me cautivo tu compromiso con los que te leíamos porque mi fino olfato sabe que lees en profundidad más allá del mero compromiso; para contestar con el alma, con el corazón y con la razón. Pero esto no debe ser, o no debe convertirse en una obligación. Uno tiene la obligación de desarrollar cuántas habilidades tiene y pueda, siempre y cuando éstas lleven a uno a perfeccionarse o bien, por el mero hecho del gusto, de la estética o del placer. Que en definitiva nos lleva a ser un porquito más felices en esta vida. Así que, en esa búsqueda de compromiso con uno mismo y de felicidad, está nuestro trabajo. Cada uno a su nivel, a su ritmos, con su energía, con su desarrollo y con su felicidad.
    Así que sé libre y feliz. Pero sigue creando poruqe la vida es pura creatividad y toda una creación. Cuando quieras y cuando puedas. También cuánto puedas, pero sin cadenas. Los que te leemos, y yo he sido una, llenamos nuestros corazones y nuestro intelecto con el hilván de tus letras. Te seguiré y de vez en cuando me asomaré por un agujerito de tu ventana y veré si el día está pleno de letras, palabras, frases y bellos escritos. Te lo agradeceré siempre.
    Un abrazo fuerte allende los mares.

    ResponderEliminar
  48. Así estamos y aquí nos encontramos. Sin perdernos nos encontramos en este camino, la senda sin laberinto con Ariadna, leyendo las voces de las amigas / amigos virtuales o no.
    Como tantas veces me quejé, me faltan minutos en esas pocas horas de mi ocio. Nos ausentamos para recargar pilas. Otras veces por la sequía del tiempo en silencios.
    Las temporadas de ausencia vienen marcadas en el calendario, como los días de este mes en meta del año, un mes, unos días que parecen no tener finales en su mes. Un mes de trajines, de pasos aquí y allí y vuelta de allí para aquí.
    Siempre estaremos aquí, al otro lado del espejo, sintiendo tu roce, ese eco acariciador de tus palabras dejadas.

    ResponderEliminar
  49. Isabel :)

    Yo te leía desde mucho antes de atreverme a decirte nada...igual que a Eastriver, venía, miraba, sonreía, pensaba y me iba queriendo volver. Cuando celebraste el primer año del blog me quedé de piedra, yo creía que estabas aquí desde siempre, como una casa abierta en la que siempre se siente uno bienvenido y por eso siempre desea volver. Así es como yo entiendo esto, como una opcion, como una alegría, como una fuente de expresión, aprendizaje, conocimiento y sobre todo libertad...

    Un abrazo agradecido y muchos besos, chula, no te agobies por ná.

    ResponderEliminar
  50. Pasaba a saludarte!
    felices Fiestas..!!

    ResponderEliminar
  51. El blog te da casi la certeza de que si gritas donde hay gente, alguien te oirá. Y eso es mucho ya. Saludos.

    ResponderEliminar
  52. Lo que te comente una vez de una fiesta con un montón de amigos que se merecen la mejor atención. Y uno con la sensación de que no puede llegar a todos.
    Bueno, en esas fiestas aunque no le hayamos visto el pelo al anfitrión también nos vamos contentos.
    Isabel, un beso.

    ResponderEliminar
  53. Sólo la ensoñación libre es nuestra, querida Isabel. Vuela, vuela y adéntrate en tus maravillosos paisajes. La literatura siempre está, siempre es. No hay nadie que determine quién es o no escritor/-a. Los mercados, a la mierda; las editoriales que sólo pretenden vender, a la mierda; los gestores, a la mierda. Tú eres y serás lo que quieras ser. Por eso eres libre.
    Un beso que vuela y vuela para posarse allá donde estés.

    ResponderEliminar
  54. bueno, te entiendo y te comprendo perfectamente, tienes un amigo donde tu ya sabes, nos veamos o no, siempre estaremos en el ciber.
    Un abrazo y un placer saludarte

    ResponderEliminar
  55. Me identifico y te invito a leer y seguir mis cuestiones:


    * http://decadadeautoexilio.blogspot.com/
    * http://mivozmipalabra.blogspot.com/
    * http://laletralate.blogspot.com/

    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  56. Inspirado por la imagen y la nota que aparecen al pie de las páginas de este cobijo, me atrevería a decir que haces muy bien en no querer perder el alma en la vorágine de los blogs.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  57. Querida Isabel: Aparte de haber estado fuera, he tenido que leer por etapas para poder asimilar todo tu hermoso escrito. A ello sumale el que siempre llego de los últimos a las fiestas.
    Ya te había dicho en alguna ocasión que eres una mujer con muchísima capacidad (ahora que sé que no me vas a contestar con tus modestias me aprovecho) pero que llevabas, con el blog, un trabajo enorme; y que te ibas a cansar;... ect. ¿Ahora ves? viene la factura. Es verdad que nos tienes acostumbrados a tus cariñosas y benevolentes contestaciones y ahora las vamos a echar de menos, pero no te preocupes, lo bueno es leer tus entradas y, nos contestes o no, todos sabemos de tu cariño y tu amabilidad para con todos nosotros. ¡Venga, no nos contestes! pero ven a visitarnos de vez en cuando y así, poco a poco, iremos aprendiendo a escribir tan bien como lo haces tú.
    Yo sé que un día publicaras.
    Cuídate y cuida a los tuyos pequeña gran mujer
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  58. Has hecho una reflexión muy provechosa para todo el que quiera comprenderla. Es muy cierto que necesitamos poner coto a nuestras relaciones en el blog, porque de lo contrario corremos el riesgo de asfixiarnos, y no es eso lo que pretendíamos ni lo que pretendemos. Desde hace tiempo no suelo responder a los comentarios en mi blog, sino que aprovecho ese tiempo para visitar a los demás, porque de otro modo no llego... El blog tiene que ser motivo de alegría, de comunicación, de apertura y no todo lo contario. Así pues, amiga mía, relajate, dedica el tiempo necesario para atender tus obligaciones y tus devociones y asómate por aquí de vez en cuando, cuando te apetezca, cuando quieras compartir algo. Muchos estaremos esperándote sin llevar cuenta de tu ausencia. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  59. Lo has explicado muy bien, Isabel. Tienes toda la razón. Entiendo que cuando se nota uno superado hay que tomar otras medidas. El blog da mucha vida pero nunca ha de quitar.
    Me identifico perfectamente pues no se llega a todo y lo más importante es que hay que pasarselo bien. Cuando eso no ocurre es momento de replantearse cuestiones.
    Yo estoy pasando por ese proceso. Ya veremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Queridísima Isabel, ojalá yo pudiera expresar lo mismo de la manera tan directa, precisa y hermosa como tú lo has hecho.
    Un gran beso, preciosa!!!!

    ResponderEliminar
  61. Las etapas por las que has pasado, las reflexiones que has hecho, a todos los que pertenecemos a este mundo etéreo -en mayor o menor medida- nos han pasado en algún momento.

    No voy a repetir lo que has comentado pero, la red (¡qué bien definida está!) es, eso... una red, que se va expandiendo hasta... ¡quién sabe dónde!.

    Para ser leal, publicar una entrada, responder a los comentarios que te hacen, ir a los blogs de los que te han comentado, leer sus entradas, comentarles... ¿cuánto tiempo hay que dedicarle?... Yo, personalmente, no lo tengo.

    Agradezco inmensamente cualquier palabra que me escriben y, por ese agradecimiento, quiero responder con idéntica medida, y eso me crea estrés, agobio,... y un blog no está para eso, Isabel.

    Dos veces me fui (por motivos diferentes, pero dije adiós). En una de ellas hasta cometí el error de eliminarlo sin posibilidad de recuperación. Las mismas he regresado...

    Ahora he optado por comentar en los blogs de los que me comentan y no responder a los comentarios en el mío propio (salvo alguna excepción). El "trabajo" se reduce -y lo reduces a la otra persona- considerablemente... y pienso que es más agradable leer un comentario, ante un escrito tuyo en tu blog, que no tener que ir a ver qué te han respondido al tuyo en una entrada del blog amigo... Uf!... ¡Qué galimatías!... Pero creo que me entiendes, ¿verdad?.

    Se crean, en este medio, unos lazos agradables y que echas en falta si se rompen.

    No te vayas del todo. Quiero ver tu cara y tus palabras aparecer por mi casa, que es la tuya, en alguna ocasión, Isabel.

    Muchísimos besos y muchísimas gracias por sentirte siempre ahí.

    PD. Me reí con tu frase que blog es una palabra que tiene ecos de atragantada... Es cierto... jajaja

    ResponderEliminar
  62. Querida Isabel....Has escrito de forma maravillosa poniendo en tu letras el alma de muchos de nosotros....sólo una cosa: las ataduras nos las creamos nosotros mismos, y con respecto a aquellos que no entienden ni respetan las idas y venidas, las visitas, los comentarios ausentes y los presentes..., por estos, ni merece la pena sufrir.
    Sé tu misma, goza de tu pequeño paisaje, sal de él cuando quieras, comparte y viaja hacia donde quieras sin pasar aduanas, y sobre todo sé, como hasta ahora, siempre tú misma. Estoy contigo.
    Un beso y un abrazo enormes,
    Bego.

    ResponderEliminar
  63. Qué largor de desahogo!!! jijiji...
    Yo pienso y siento exactamente lo mismo, así que tomaré prestadas tus palabras, el día que necesite aclararlo en mi blog... yo sé que me las prestarás con gusto. Y no todas! pordios!!
    Pero es tan cierto! sobre todo eso de perder tiempo contestando, cuando en verdad nadie pregunta nada... has visto? Te ponderan y uno va y dice : "Fulanita, gracias!"
    Por el momento sólo contesto puntualmente cuando me preguntan algo.
    Así que por mí... ni te preocupes!! No requiero ni siquiera comentarios. Si te tomas el trabajo de ver qué he publicado, es más que suficiente.
    Para pavear ya tenemos otros sitios.
    (Alguna vez estuviste de visita por lo del Descla? eso sí que es un chat room!!!)
    Te mando unos besos enormes, como siempre, con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  64. Yo no se si es que hay un virus, pues vengo de otro blog, donde el Amo dice lo mismo que tu, que esta medio agobiado y necesita tomarse un tiempo. A mi no me hace gracia, pues me encantaba saber la opinion a mis humildes comentarios, sobre todo viniendo de tí, pero que le vamos a hacer, la decisión es tuya, y conste que entiendo al gran esfuerzo a la dimensión que iba adquiriendo este blog, pero es que nos tenias mal aconstumbrados. A ver si un día al menos nos tropezamos por esta ciudad y tomamos un cafe, que lo pago yo eh. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. Gracias querida Isabel, escribes precioso, si...muy lindo

    ResponderEliminar
  66. bienvenida otra vez, hay quien no debe de desaparecer

    ResponderEliminar
  67. Qué preciso: "Si he de mantener este blog, será a costa de mantener mi libertad". Totalmente de acuerdo, que no se convierta en un tirano que nos ahogue. Un besote

    ResponderEliminar
  68. Ya sabes donde estoy.....Me encontraras AQUI...Y entre colores..

    besoooo

    Andres

    ResponderEliminar
  69. Isabel, bien sabes que te comprendo, lo has explicado de forma que sólo queda decirte que haces muy bien. Yo tengo que correr mucho en estos meses me espera mucho trabajo y no sé cuando entraré en mi propio blog. Eso sí, siempre me apetece leer aunque sea deprisa algunos blogs y no me de tiempo de hacer un comentario, otras veces me dedico a ratos a comentar. Yo también estoy tomando tácticas que no me aten, espero conseguirlo.

    Un abrazo enorme guapa, y un beso para los descansos.

    ResponderEliminar
  70. Nos pasa a todos un poco lo mismo, sobre todo a los que llevamos un tiempo parecido, un año aproxidamadamente. No dejo mi blog pero va teniendo pausas y límites. Un beso Isabel. Que pases uno felices días.

    ResponderEliminar
  71. Hola Isabel, entiendo perfectamente la situación. Tenemos unos límites de tiempo y no es posible llegar a todos lados, o al menos hacerlo de la misma manera que en un principio.
    De todas formas siempre es preferible adaptarse a tirar la toalla. He pasado un tiempo sin poder comentar en tu blog por un problema con mi navegador. De hecho, para poder hacerlo, he tenido que recurrir a otro ordenador.
    En resumen, quiero decirte que aprecio por eso cada uno de tus comentarios de forma muy especial, y quiero que sepas que vengo a este sitio, entre otras cosas, por lo que escribes y como lo escribes, que es algo mas que afinidad personal, es aprecio y respeto por tu don para la literatura.
    Recibe un fuerte abrazo

    PD: los problemas para comentar no los encuentro en blogs donde aparecen en ventana emergente o página nueva.

    ResponderEliminar
  72. Gran post. No se puede esperar a leer los siguientes:)

    ResponderEliminar
  73. Felicitaciones por poseer sin duda, uno de los blogs , probablemente, el más sutil Ive llegar a través de un tiempo! Su increíble cuánto va a ser capaz de considerar la distancia de una cosa , principalmente por el mero hecho de la forma visualmente magnífico que es. Youve lugar colectivamente un increíble sitio weblog agradable espacio gráfico , el cine , el diseño . Esto es definitivamente un sitio web debe de ver !

    ResponderEliminar